Un joven novicio llega al monasterio…
La tarea que se le asigna es la de ayudar
a los otros monjes a transcribir los antiguos cánones
y reglas de la Iglesia.

Se sorprende de que esos monjes efectúen su labor
a partir de copias y no de los manuscritos originales.
Va a ver al padre abad,
le explica que si alguien hubiese cometido
un pequeño error en la primera copia,
ese error se propagaría a todas las copias posteriores
y de generación en generación.

El padre abad le responde:
- Hace siglos que procedemos así,
y copiamos a partir de la copia precedente,
pero tu puntualización es buena, hijo.

A la mañana siguiente,
el padre abad desciende a las profundidades
del sótano del monasterio;
una caverna donde están preciosamente conservados
los manuscritos y pergaminos originales.
Donde hace siglos que nadie ha puesto los pies
ni abierto los cofres que los contienen.

Se pasa allí la mañana entera,
después la tarde,
después la noche,
sin dar señales de vida.

Las horas pasan y la preocupación crece
hasta el punto en que el joven novicio
se decide a ir a ver qué es lo que pasa.

Baja y encuentra al padre abad completamente ido,
las vestiduras desgarradas,
la frente ensangrentada,
golpeándose sin parar la cabeza
contra los venerables muros.

El joven monje se precipita sobre él y le pregunta:
-Padre abad, ¿qué le sucede?

- ¡AAAAAAAAAAAHHHHHH! ... !!!

!!!!CARIDAD!!!!...¡¡¡¡CARIDAD!!!!...
¡¡¡Eran votos de "CARIDAD" lo que teníamos que hacer...
no de "CASTIDAD”