Sanidad explica que es una enfermedad muy contagiosa pero no es preocupante
Los vacunados antes de 1999 tienen menor protección por el tipo de inyección recibida

Las paperas son una enfermedad muy contagiosa. Es por eso que el brote detectado en Madrid a principios de febrero y que afecta ya a 20 jóvenes podría extenderse. Así lo ha confirmado el director general de Atención Primaria, Antonio Alemany, quien ha añadido que no es preocupante por tratarse de una enfermedad banal "no grave".

Alemany ha confirmado de esta manera este brote, del que informa hoy el diario El Mundo y ha explicado que ha aparecido a comienzos de febrero y que no es exclusivo de la Comunidad de Madrid. El director general ha detallado que obedece a un nuevo ciclo de la enfermedad, que suele repetir en un lapso de tres a seis años.

Las personas que se vacunaron más tarde de 1999 están, en principio, mejor protegidas. Las inyecciones utilizadas en España antes de ese año tenían un antígeno (sustancia que desencadena la formación de anticuerpos) del 50,5 %, mientras que las utilizadas después, elaboradas "con tecnología más avanzada", tienen un nivel de protección "más alto", de entre el 88 y el 90 %.

Alemany ha reconocido que entre aquellos niños vacunados antes de 1999 hay una parte "sin defensa" suficiente ante la enfermedad, dadas "las características de aquella vacuna".

El director de Atención Primaria ha asegurado que, desde el punto de vista epidemiológico, "al ser muy contagiosa, cabe pensar que vaya a haber un aumento de casos" de paperas en Madrid, aunque ha precisado que no hay motivo para preocupación "por las propias las características de la enfermedad".

También depende "del comportamiento del virus y del estado del tiempo", pues, según Alemany, el brote es más frecuente en los meses de frío. El responsable de Atención Primaria ha precisado además que los casos de parotiditis se producen en varias comunidades autónomas, pues "los virus no conocen fronteras ni límites geográficos".

Las paperas son una enfermedad "no hospitalaria" propia de la infancia, que puede ser "tratada y vigilada" en casa con reposo, mucho líquido no ácido, analgésico contra el posible dolor de cabeza o para bajar la fiebre", ha dicho el director madrileño de Atención Primaria.

En un porcentaje alto de casos, ha recalcado Alemany, una persona puede tener el virus y no sufrir la enfermedad, o sufrirla con unos síntomas muy leves.