Una pareja de novios tuvo un fatal accidente
Sentados ante la puerta del Cielo,
esperando a que San Pedro los dejara entrar,
comenzaron preguntarse si sería posible
casarse en el Cielo.
Cuando apareció San Pedro, se lo preguntaron.
-Humm… No sé… Es la primera vez que me preguntan algo parecido.
Dadme un poco de tiempo que lO voy a preguntar.
Los dos jóvenes se sentaron de nuevo
Pasaron un par de meses
Con tanto tiempo esperando,
se pusieron a considerar que,
si les daban permiso para casarse allí,
su matrimonio sería “eterno”
y ¿qué pasaría si la cosa no funcionaba?
Estaríamos atados “para siempre”
Pasaron otros dos meses y finalmente
apareció San Pedro un tanto extenuado.
-Sí, podéis casaros en el Cielo.
-Estupendo, respondió la pareja,
pero precisamente estábamos pensando
qué pasaría si lo nuestro no funciona.
¿También podríamos divorciarnos en el Cielo?
San Pedro, rojo de enfado, tiró
al suelo los papeles que traía
se dirigió a la asustada pareja:
-¡Me ha llevado cuatro meses
encontrar un cura aquí arriba!
¿…Sabéis cuánto me va a costar encontrar un abogado....?