Un golpe a Apple. Justo cuando los de Cupertino querían añadir más dispositivos a su disputa contra Samsung y ganar así más, una jueza estadounidense decidió el pasado viernes revocar cerca de la mitad de la multa que le había sido impuesta a la surcoreana por infringir patentes de los fabricantes de iPhone. La jueza espetó que la multa se basó en cálculos erróneos.

La agencia AFP resctata que la multa se fijó en agosto después de un tenso juicio con jurado celebrado en una corte californiana y cuya decisión fue denominado como una gran victoria para Apple.

Se trató de uno de los juicios más largos de este tipo celebrado en años en los Estados Unidos ya que se exminaron cerca de 700 quejas en las que se rechazaron todas que le formuló Samsung contra los de Cupertino.

La jueza Lucy Koh fue la encargada del caso y ha señalado ahora que el jurado se basó en una teoría inválida desde su punto de vista legal para hacer el cálculo de la multa que le correspondía a Samsun por violar patente de Apple en ocho de sus móviles.

Nuevo juicio
Para evaluar estas consecuencias económicas, Koh ha decidido ordenar un nuevo juicio para calcular si estas infracciones se corresponden con los 450, 5 millones de dólares asignados previamente.

Sin embargo, Samsung aún debe pagar 600 millones de dólares correspondientes por los daños causados con otros 14 dispositivos. Apple planteó que la multa se revisara pero en miras a incrementarla, algo que fue rechazado por la jueza.

Samsung se había defendido alegando que Apple no había demostrado en realidad las tecnología que supuestamente la coreana violaba en sus móviles y tabletas.

Koh ha recomendado a las partes que se vean las caras en una reunión antes del nuevo juicio