Un marido entra en Victoria’s Secret para comprarle a su esposa un negligé transparente.
Le enseñan muchos modelos que van desde $500 hasta $1000, mientras más transparente, más caro es el precio.
Elige el más caro, paga los $1000, y se lo lleva a su casa. Se lo presenta a su esposa y le pide que suba a las habitaciones, se lo ponga y le modele para él.
Arriba, la esposa -que no es ninguna tonta- piensa en voz alta: “se me ocurre una idea... es tan transparente que es como si no llevara nada. No me lo voy a poner. Haré el modelaje desnuda, lo devuelvo mañana y guardo la devolución de los $500 para mí”.
Hace su aparición en el balcón totalmente desnuda y adquiere una pose sensual.
El marido exclama,
- Qué horror, me costó $1000... ¡¡¡Y ni siquiera lo plancharon!!!
El tipo nunca oyó el disparo.
El velorio, de cuerpo presente, se realizará mañana a mediodía.

Temas similares: