Domenicali marca el objetivo de Ferrari: reducir la distancia con el líder antes del parón veraniego

El italiano afirma que la Scuderia trabaja para mejorar en calificación y partir desde las dos primeras filas

En Ferrari afrontan el Gran Premio de Gran Bretaña en Silverstone nuevamente optimistas. Y tienen razones para serlo: después de una gran victoria en 2011 y una Pole Position más podio en 2012, sumándoles el gran rendimiento que aparenta tener el F138 en el trazado británico, los de Maranello tienen motivos para sonreír. Así, Stefano Domenicali se mostró positivo con el rendimiento que el bólido rojo pueda tener en Silverstone y aseguró -en un videochat organizado por Ferrari- que el objetivo es reducir la distancia con el líder antes del parón veraniego.


En un videochat interactivo organizado ayer por Ferrari, los internautas pudieron preguntar a Stefano Domenicali, jefe de equipo de Il Cavallino Rampante. A escasos días para que los monoplazas rueden en Silverstone con motivo del Gran Premio de Gran Bretaña, la mayoría de las preguntas se dirigieron al enfoque de los italianos para este fin de semana y en adelante.
Para iniciar dicho chat, a Domenicali le preguntaron sobre cómo afrontan las próximas pruebas y el campeonato en general: “Nuestro objetivo es reducir la distancia con respecto al líder en las próximas tres carreras. Creo que seremos competitivos en Silverstone, como ya lo fuimos en un pasado próximo en esta pista", afirmaba.
SIlverstone es un circuito que históricamente ha ido bien para Ferrari. De 61 participaciones, en el 26,23% de las ocasiones se han llevado la victoria. Prácticamente tienen la misma estadística respecto a la Pole Position: de cada cuatro sesiones de calificación en Gran Bretaña, en una de ellas Ferrari marca el mejor tiempo. En un 81,97% de las carreras en Silverstone, los de Maranello acaban en el podio.
A estos números, el jefe de equipo de la Scuderia señala: “Sabemos que debemos obtener un buen resultado, pero estamos habituados a este tipo de presión”. Cuando al de Ímola le preguntan por ediciones anteriores, declara un poco nostálgico: “Para mí, la victoria de Alonso en esta pista en 2011 fue una de las más grandes de mi carrera. Era una carrera especial, puesto que nos encontrábamos disputando una temporada complicada y conseguir ganar en el mismo sitio en el que estábamos celebrando el sesenta aniversario de la primera victoria de Ferrari en Fórmula 1 fue como una cosa del destino. Creo que aquel domingo se ganó un hueco en la historia de este deporte. Lamento mucho que justo hace unos días haya fallecido quien, en 1951, logró la primera victoria para Ferrari: recordaremos a Froilán González durante este fin de semana”.
Como no podía ser de otra manera, a Domenicali le preguntaron por los posibles progresos de Ferrari en cuanto a la calificación del sábado, donde el F138 de Fernando Alonso y Felipe Massa muestra su punto débil ésta vigente temporada: “Estamos haciendo todo lo posible. Nuestros ingenieros están trabajando duro en este frente, porque sabemos que no podemos permitirnos salir siempre desde la parte de detrás de la parrilla de salida, puesto que luego tantos adelantamientos no sirven de mucho”. El italiano se mostraba crítico y después añadía sus planes para el futuro: “El objetivo es lograr salir siempre desde, al menos, las dos primeras filas.

Cuando le preguntaron sobre la nueva normativa de 2014, y en especial sobre los nuevos motores V6 Turbo, Domenicali afirmaba: “Será un tipo de música diferente del que estamos acostumbrados”. Además aprovechaba para dejarle un ‘recado’ a la Federación Internacional de Automovilismo (FIA): “Nunca antes se había trabajado tanto en la sombra. En cuanto a los entrenamientos, sabéis que siempre estamos en primera línea para intentar que vuelvan. Creo que el compromiso que hemos alcanzado, de tener cuatro sesiones en circuitos en los que ese fin de semana se habrá corrido, empezando el martes siguiente, es el correcto. Los entrenamientos son importantes, no sólo por el desarrollo del coche, sino también en términos comerciales y para nuestros aficionados. Se trata de un reto enorme el que estamos afrontando, no sólo con los especialistas del motor, sino con todo el grupo de ingenieros y pilotos”, concluyó.


Por Tomás Slafer