Tuvieron poco trabajo en carrera, donde no hubo sanciones y solo Rosberg fue amonestado

De vuelta al viejo continente tras el paréntesis del G.P. de Canadá, la octava prueba de la temporada disputada en la cuna del automovilismo, nos ha deparado una extensa intervención por parte de los comisarios de la FIA aunque, de forma sorpresiva, la carrera únicamente deparó la amonestación del flamante vencedor, Nico Rosberg. Y es que, salvo eso, los comisarios pudieron disfrutar de una tranquila y atípica jornada de domingo, donde la falta de acontecimientos que demandaran su dictamen fue la nota predominante.

Como viene siendo norma habitual en cada carrera, la FIA designó a un piloto que se encargó en Silverstone de cumplir la tarea de comisario piloto, cuya experiencia en competición viene a aportar la parte emocional del espíritu que motivó la norma, ya que en ocasiones la mera interpretación del tenor literal de la misma puede condicionar la razón última de su existencia. Así, se pretende revestir a la decisión de los comisarios de una mayor garantía en cuanto a su adecuación a la norma que la motiva.
Por cuarto año consecutivo, el elegido para desempeñar este cometido en la prueba inglesa ha sidoNigel Mansell. Este británico que trabajó como ingeniero aeroespacial antes de abandonarlo todo por su pasión por las carreras, llegó a ser campeón del mundo de Fórmula 1 en el año 1992. Mansell disputó 187 Grandes Premios, logrando la victoria en 31 ocasiones (cuatro de ellas precisamente en el Gran Premio de Gran Bretaña). Obtuvo un total de 59 podios, y 32 poles.
Su dilatado bagaje en la categoría reina le llevó por varias escuderías, tales como Lotus, Williams, Ferrari y McLaren, siendo ésta última con la que cosechó sus mayores éxitos. No en vano, fue subcampeón del Mundo en los años 1986, 1987 y 1991, alcanzando la gloria en el año 1992 con la consecución de ese título Mundial, en una temporada, por cierto, que será recordada como aquella en la que el británico ganaba las carreras sin apenas oposición, a bordo del Williams-Renault FW14B, posiblemente uno de los monoplazas con más tecnología jamás construido.
Al año siguiente, Mansell optó por tomarse un año sabático y pasó a disputar el Campeonato CART IndyCar World Series (campeonato de monoplazas de Estados Unidos) competición que ganó ese mismo año, logrando así convertirse en el único piloto que ha obtenido de forma simultánea el título Mundial de Fórmula 1 y el Campeonato de CART.
Junto al campeón Británico completan el cuarteto de comisarios, el sueco Lars Osterlind que es miembro del Consejo Mundial de la FIA y un referente en la política internacional del automovilismo, y que repite como comisario desde el pasado Gran Premio de Mónaco; el italiano Paolo Longoni, que es miembro de la Comisión Italiana de Deporte de Motor y que cuenta con más de 20 años de experiencia como comisario en diversos eventos automovilísticos; y, finalmente, en calidad de comisario del país anfitrión, la designación recayó en Ron McCabe, que ha sido comisario de varias categorías en Inglaterra desde los años 70.

LOS KILOS SÍ IMPORTAN
Comenzando el capítulo de sanciones por la más grave impuesta el fin de semana, esta fue a parar a manos del piloto escocés del equipo Force India F1 Team, Paul Di Resta, que se vio despojado de todos los resultados obtenidos en la clasificación del Gran Premio de Gran Bretaña y relegado a la última posición de la parrilla de salida.

Y es que no era para menos, dado que, tras las verificaciones técnicas posteriores a la sesión cronometrada se detectó que el peso su VJM06 no cumplía con el mínimo exigido, siendo más liviano que los 642 kilogramos impuestos por el Reglamento Técnico de la Fórmula 1. Esta circunstancia, por si misma, conlleva una evidente infracción del artículo 4.1 de dicho Reglamento, así como del artículo 26.1 del Reglamento Deportivo de la Fórmula 1 que regula la normativa del pesaje, y que establece en su apartado c) que el peso nunca puede ser inferior al determinado por el referido artículo 4.1 del Reglamento Técnico. Su tenor literal no deja lugar a dudas: "El peso del coche, sin combustible, no debe ser inferior a 642kg en todo momento durante el evento".
Además este artículo hay que ponerlo en relación con el artículo 1.9 de la misma normativa técnica, que define que hay que entender por peso a estos efectos, disponiendo que "Es el peso del coche con el piloto, vestido con su ropa de carreras al completo, en todo momento durante el evento".
EXCESOS DE VELOCIDAD EN EL PIT-LANE
De nuevo ha hecho acto de presencia una de las sanciones más recurrentes en los Grandes Premios y, es que, rara vez falta a una cita: la sanción por exceso de velocidad en la calle de boxes. El artículo 30.12 del Reglamento Deportivo de la Fórmula 1 regula por un lado el límite de velocidad en el pit-lane y por el otro la sanción pecuniaria que debe de ser impuesta al equipo: "Un límite de velocidad máxima de 60 km/h durante todas las sesiones de entrenamientos libres, así como de 100 km/h en el resto de pruebas del evento (…) Cualquier equipo cuyo conductor exceda el límite durante cualquier sesión de práctica será multado con 100 € para cada km/h por encima del límite, hasta un máximo de 1000 €".
Se hace necesario indicar en este punto que, tras la reciente reunión del Consejo Mundial del Deporte del Motor, entre otras cuestiones para la próxima temporada, se ha aprobado la modificación de la limitación de velocidad en el pit-lane, que pasará a ser de 80 km/h para todo el evento (excepto en Australia, Mónaco y Singapur que permanecerá igual que ahora, es decir 60 Km/h para todo el para todo el fin de semana)
Los comisarios presentes en Silverstone, como garantes del cumplimiento de la normativa que rige este deporte, hasta en 5 ocasiones se vieron obligados a imponer esta sanción.
La primera escudería en ser multada en la segunda sesión de entrenamientos libres, además con el tope máximo de 1000 € que marca el reglamento, fue el equipo Williams F1 Team -que de esta forma tan peculiar daba comienzo a la celebración de su 600º Gran Premio-, pero es que, los 69,8 km/h a los que circulaba el FW35 que pilotaba el finlandés Valtteri Bottas, no pasaron desapercibidos al radar de la calle de boxes.

La segunda formación en recibir sanción por este concepto fue el equipo Mercedes AMG Petronas F1 Team. En este caso la multa ascendió a 700 €, habida cuenta de que el alemánNico Rosberg fuera cazado en la tercera ronda de entrenamientos libres transitando a 67 km/h por el pit-lane.
En la misma sesión también recibió una multa pecuniaria de 500 € el equipo Lotus F1 Team, ya que el E21 del finlandés Kimi Raikkonen pasó por la calle de boxes a 64.1 km/h.
Por su parte, el equipo Marussia F1 Team tampoco se libró de pasar por la caja de la FIA, y en este caso fueron 300 € los que pagó de multa cuando el joven piloto británico del equipo, Max Chilton, atravesó la calle de boxes a 102.4 km/h durante la ronda de clasificación.
En otro orden de sanciones, esta más centrada en el aspecto técnico, el piloto holandés del equipo Caterham F1 Team, Giedo van der Garde, fue retrasado 5 posiciones en la parrilla de salida al haber sido modificada la caja de cambios de su CT03, en concreto el eje secundario, y no tratarse de alguna de las piezas que se relacionan en el artículo 9.5.2 del Reglamento Técnico de la Fórmula 1, cuya sustitución, bajo la supervisión de la FIA, no acarrea sanción alguna.

AMONESTACIONES O REPRIMENDAS
En contra de lo que pueda parecer a simple vista, el capítulo de amonestaciones alcanza cierta relevancia cuando de acumulación reprimendas hablamos, y es que tal y como regula expresamente en el artículo 18.2 del Reglamento Deportivo de la Fórmula 1: "Cualquier conductor que recibe tres amonestaciones en la misma temporada del Campeonato, la imposición de la tercera dará un lugar a una penalización de diez posiciones en la parrilla de salida del evento. Pero si la tercera amonestación se impone como consecuencia de un incidente durante una carrera, la penalización de diez posiciones se aplicará en el próximo evento en el que participe el piloto.” Ese mismo artículo viene a matizar que: "La penalización de 10 posiciones en la parrilla de salida sólo se impondrá si al menos dos de las reprimendas fueron impuestas por una infracción de conducción".
En esta ocasión, cuatro fueron las amonestaciones rubricadas por los comisarios de la FIA. El flamante vencedor de la prueba británica, el alemán Nico Rosberg, recibió una de ellas al haber entendido los comisarios que el alemán del equipo de Brackley ante la presencia de unas banderas amarrillas no redujo significativamente la velocidad de su W04, a lo que viene obligado de conformidad con lo señalado en el artículo 2.4.5.1, apartado b del Apéndice H del Código Deportivo Internacional, que regula el uso de las banderas amarillas utilizadas en los puestos de comisarios de pista y las obligaciones de los pilotos cuando las mismas son mostradas.
De igual forma fue amonestado el británico del equipo de Brackley, Lewis Hamilton, que durante la celebración de la segunda ronda de entrenamientos libres fue investigado por una presunta Infracción del artículo 4 (b) del Apéndice L, capítulo IV del Código Deportivo Internacional, referido al código de conducta en circuito, y que regula la entrada el pit-lane, si bien, los comisarios consideraron que su acción no fue demasiado peligrosa dado que en ese momento no había otros monoplazas en las proximidades.

Por su parte, el equipo Lotus fue amonestado durante la disputa de la misma sesión de entrenamientos libres por haber dado salida de forma peligrosa a su piloto, Kimi Raikkonen, tras una parada en boxes. Con esta circunstancia se infringe lo dispuesto en el artículo 23.12 del Reglamento Deportivo de la Fórmula Uno cuando señala que "Es responsabilidad del equipo arrancar después de una parada en boxes, sólo cuando sea seguro hacerlo…
También recibió la oportuna amonestación el piloto francés del equipo Marussia F1 Team,Jules Bianchi, que no pudo ir al garaje de la FIA para ser pesado cuando se le señaló que lo hiciese, por lo que los comisarios consideraron que no se había infringido el artículo 26 Reglamento Deportivo de la Fórmula 1 y solo recibió una reprimenda.

Por Emilio Ramos