Cinco reventones durante el Gran Premio han hecho que los equipos se planten pidiendo soluciones inmediatas

No es una casualidad. Ya el sábado, el reventón del neumático del McLaren de Sergio Pérez ponía los pelos de punta. Era sólo un aviso. El domingo, cinco explosiones espontáneas dinamitaron la confianza de los equipos y los pilotos en Pirelli condicionando una carrera partida por dos coches de seguridad. La de Silverstone se convirtió en una prueba de resistencia, en la que Sebastian Vettel firmó su primer abandono de la temporada y tras la que quedan muchas cosas por resolver de cara a Alemania el próximo fin de semana

Hace ocho años, el XXXIV Gran Premio de los Estados Unidos de 2005 fue una de las carreras más bochornosas que se recuerdan en toda la historia: sólo seis pilotos tomaron la salida. El problema: durante las sesiones de entrenamientos anteriores se produjeron graves incidentes y accidentes debido al desgaste anormal de los neumáticos Michelín. La marca francesa de gomas advirtió a sus siete clientes que no había condiciones seguras para competir el domingo. El episodio lo recordamos todavía muy fresco en la memoria: polémicas, alternativas, propuestas… Y ningún consenso final. Decenas de miles de aficionados abuchearon el espectáculo insípido de seis monoplazas dando vueltas a un circuito semivacío.



Este fin de semana, no eran Indianápolis ni Michelín los protagonistas, sino Silverstone y Pirelli. Pero el problema ha sido el mismo: los neumáticos no aguantaban y se deshacían hasta explotar, poniendo en peligro a los pilotos. Así se han arruinado las carreras de Lewis Hamilton, Felipe Massa, Jean-Eric Vergne y Sergio Pérez, y por poco no de algún que otro piloto más, cuyos neumáticos estaban en las últimas cuando las cambiaron (por ejemplo, Vettel). Una situación crítica que requiere muchas respuestas y más soluciones.

SE INICIA LA INVESTIGACIÓN
Son momentos muy tempranos todavía para conocer qué ha pasado. "Evidentemente hemos tenido problemas inéditos en los neumáticos traseros", dice Paul Hembery, director deportivo de Pirelli. "Estamos asumiendo la situación seriamente. Actualmente estamos investigando todos los neumáticos para determinar la causa tan pronto como sea posible, antes del Gran Premio de Alemania". Se especula con casi todo: los bordillos (cosa que han desmentido muchos) y, sobre todo, la nueva manera de unir la banda de rodadura de los Pirelli. Es la única novedad que presentaban los neumáticos, cuyos compuestos iban a cambiar, pero que Pirelli finalmente decidió mantener iguales para Silverstone.



Paul también lo desmiente: "De momento no podemos decir mucho más hasta que hayamos investigado plenamente todos los incidentes; es nuestra prioridad. De todas maneras, podemos excluir que el nuevo proceso de unión, que se introdujo esta carrera, sea la causa de los fallos de hoy". Los "tiros" parecen ir por la compleja y veloz pista de Silverstone, unida a unas especificaciones críticas para esta temporada: "Podría tener algo que ver con algún aspecto de este circuito, que afecte concretamente en la última versión de nuestras especificaciones de 2013". Tendrán muy poco tiempo para averiguarlo; Nürburgring espera a la vuelta de la esquina.

MERCEDES VUELVE A RESPLANDECER
Neumáticos a parte, Mercedes se ha mostrado como una de las escuderías más potentes en Inglaterra, acaparando la primera fila de la parrilla de salida y perdiendo un doblete en el podio sólo por los Pirelli. Y, aun así, la magnífica actuación de Lewis Hamilton le ha llevado a estar a punto de sobrepasar a Fernando Alonso en las últimas vueltas (terminó a 0,6 segundos del Ferrari) para enganchar la que habría sido una merecida tercera posición. Pero el español de Ferrari no se merecía menos ese cajón del podio: saliendo noveno y tras muchos problemas en la salida, Alonso realizó algunos de sus típicos adelantamientos perfectos hasta la tercera posición. Tanto Nico Rosberg como Fernando Alonso también se han aprovechado de los problemas de sus rivales e incluso de sus compañeros de equipo para ir remontando.



El más importante, el de Sebastian Vettel: el alemán firmaba su primer abandono de la temporada y es la primera vez que no puntúa este año: "Creo que he perdido la quinta velocidad y eso también rompió el resto de la transmisión", se lamentaba el alemán tras la carrera, que no se bajaba de su RBR antes de la caída de la bandera de cuadros desde el Gran Premio de Italia del año pasado, hace más de diez meses. Su compañero de equipo, Mark Webber, estaba bastante más contento con una muy digna actuación, tras finalizar segundo: "Me toqué con Grosjean y dañé el alerón, pero los mecánicos hicieron un gran trabajo. He aprovechado al máximo los coches de seguridad y de la mejor estrategia posible".

SIN DESCANSO
Todos en Ferrari coinciden en que han dado un paso atrás con las novedades traídas a Silverstone, que han resultado ser desastrosas. Pero si han dado un paso atrás, desde luego hay que tener esperanzas con este podio. Desde luego que los abandonos y los problemas de los rivales han ayudado, pero el ritmo del F138 no ha resultado decepcionante en la carrera. Aunque tampoco hay que quitarle el ojo a Mercedes; parece una nueva amenaza que se suma a Lotus, que en esa ocasión ha estado más discreto por una estrategia errónea. El mundial se pone así más emocionante, y dentro de sólo una semana tendremos a un nuevo ganador, pues el Gran Premio de Alemania, que se disputará el próximo fin de semana, saciará nuestra sed de las tres pasadas semanas de ausencia de Fórmula 1. Esperemos que, para entonces, Pirelli haya sido capaz de solucionar efectivamente sus problemas.

Por Héctor Campos