Red Bull y Mercedes se jugarán la Pole, pero Ferrari recupera terreno

Sebastian Vettel ha logrado amedrantar a la competencia en Nürburgring con un tiempazo en la última sesión de entrenamientos libres para el GP de Alemania. El tricampeón ha encabezado también una gran actuación de la flota alemana, con cuatro pilotos entre los diez primeros y Mercedes en buena forma, aunque por detrás del temible Red Bull RB9, que se ha adaptado mejor que nadie a los Pirelli nuevos. Ferrari también ha ganado ritmo desde ayer, aunque permanece a un segundo del líder.
Los buenos siempre serán los buenos, y los resultados de la tercera y última sesión de entrenamientos libres para el Gran Premio de Alemania demuestran que ciertos equipos han entendido antes que los demás el funcionamiento de los neumáticos Pirelli modificados. Red Bull destaca por encima de todos, con un Sebastian Vettel capaz de marcar un apabullante 1'29"517 que derrota por 676 milésimas a su más inmediato perseguidor, el Mercedes de Nico Rosberg. Vettel ha esperado al último momento para buscar su tiempo de referencia con los neumáticos blandos ym además de liderar la clasificación, le ha metido medio segundo a la Pole que su compañero Mark Webber logró en esta misma pista hace un par de años, con los difusores soplados en pleno apogeo.
La superioridad mostrada hoy por Vettel amplía los márgenes que ya exhibieron en los Libres 2 de ayer, pero sólo en el caso de Vettel, ya que Mark Webber casi empata con Rosberg a casi siete décimas de la cabeza. Sería precipitado, por tanto, descartar a las flechas plateadas de la lucha por la Pole, por más que Vettel haya dado el do de pecho esta vez. Mucho menos realista parece pensar en una sorpresa por parte de Ferrari, que ha colocado a sus dos aurigas cuarto y quinto, pero a nada menos que 1,1 segundos por detrás del tiempo de Vettel.
La buena noticia para la Scuderia es que sus ingenieros han encontrado un suspiro prestacional durante la noche que ha catapultado a los F138 justo por delante de los Lotus que ayer les batieron con solvencia. Hoy han sido el equipo más meticuloso con las temperaturas, ya que no han sacado sus coches a rodar hasta que las primeras nubes han empezado a cubrir el trazado de Nürburgring después de varias horas de inusual insolación con un cielo completamente despejado.
También ha adornado la clasificación de los chicos de Maranello el segundo fiasco consecutivo de Lewis Hamilton, hoy séptimo a casi seis décimas de su compañero de equipo, que no ha terminado de encontrarle el punto a sus neumáticos y mantiene los problemas en el balance que ayer ya le ralentizaron.
Los Sauber han sacado fuerzas de flaqueza y, con Hülkenberg noveno y Gutiérrez duodécimo, han desplazado incluso a sendos pilotos de Force India. Peor aún suena la música en McLaren y Toro Rosso, que han retrocedido en la tabla de tiempos tanto con los neumáticos medios como con los blandos, aunque han mantenido o mejorado los cronos de ayer.
Por último, grandes dificultades en Williams, con el que Pastor Maldonado ha superado a Valtteri Bottas a pesar de que ha definido en algún momento su FW35 como "inconducible". No ha sido un inconveniente para el venezolano utilizar su KERS, que a primera hora de hoy había sufrido un conato de incendio.




Por Cristóbal Rosaleny