El español ha sido cuarto y su distancia con Vettel en el Mundial aumenta a 34 puntos

Fernando Alonso ha cruzado la meta de Nürburgring en una cuarta posición que le ha dejado a las puertas del podio, un resultado que, según el español, hubiera sido demasiado positivo para su rendimiento real en la carrera de hoy. La Scuderia ya se concentra en el próximo test de jóvenes pilotos, que dadas las nuevas condiciones, resulta mucho más atractivo para el asturiano.

Al bajarse de su monoplaza, el piloto de Ferrari todavía no conocía todos los detalles de lo sucedido: "No lo sé, me dijeron para el coche ya si puedes, lo paré y ahí quedó la cosa. Preguntaré ahora", ha explicado Fernando Alonso a los medios en el 'corralito'.
Algo menos de dos segundos separaban al bicampeón español de Romain Grosjean al pasar por meta, pero admite que aunque es una lástima quedar tan cerca del podio, el ritmo del F138 hoy no era merecedor del bronce: "Sí, pero bueno, no tuvimos tampoco una carrera en la que fuésemos demasiado rápidos y al final luego luchar por el podio era un premio bastante alto para lo que habíamos hecho. Estábamos cerca pero bueno, de 15 a 12 puntos tampoco había un drama y era muy difícil acercarse a él en la recta".
El próximo test de jóvenes pilotos será vital para que Ferrari pruebe sobre la pista las mejoras que pueden desarrollar durante esta pausa antes del Gran Premio de Hungría. La primera condición de la FIA era restringir estas pruebas a los pilotos oficiales, pero finalmente han cedido al respecto. Fernando Alonso había mostrado abiertamente su rechazo a participar en los tests si éstos se limitaban a las pruebas de neumáticos. En este nuevo panorama, el español podría reconsiderar la postura y participar en la jornada destinada al efecto.
"Los pilotos oficiales pueden probar también piezas del coche, por tanto lo que dijimos el jueves sirvió para abrir los ojos seguramente, y veremos que en el test de Silverstone sí se puede mejorar algo, para mejorar hay que llevar piezas nuevas lógicamente, y no sé cómo está el tema en ese sentido. La carrera ha sido peleona, donde no teníamos un gran ritmo, sobre todo en la primera parte de la carrera. Creo que después del Safety Car se nos escaparon pero alrededor de tres o cuatro segundos, y al final de carrera más o menos lo mismo, o redujimos un poco y luego nos mantuvimos en esos tres o cuatro segundos".
"Los pilotos oficiales pueden probar también piezas del coche, por tanto lo que dijimos el jueves sirvió para abrir los ojos seguramente"
Aunque el resultado final visto aisladamente es positivo dada la posición de salida del español, la Scuderia es consciente de que su ritmo este fin de semana, aunque mejor que en Silverstone, ha sido deficiente y no han luchado de tú a tú con los de arriba. El F138 ha mostrado carencias en tracción y velocidad punta, debilidades que hemos observado en luchas como la que ha mantenido con Lewis Hamilton.
"Cuando empiezas la carrera octavo y acabas cuarto a tres o cuatro segundos del primero, ha sido una buena carrera, porque lógicamente has recuperado tiempo respecto a los primeros, pero quizás no lo que hubiésemos esperado, y supongo que más que nada en la primera parte de carrera, cuando teníamos que ir mucho más rápido que ellos no ha llegado ese momento, pensábamos que las blandas iban a durar cinco o seis vueltas, pero Grosjean paró en la vuelta 12 y yo en la 14. Hubo cosas que fueron un poco sorprendentes con la nueva temperatura o las condiciones de la pista, no fueron a nuestro favor o lo que pensábamos. Luego, cuando se metieron a cambiar neumáticos no éramos rápidos. Le sacábamos a Button dos o tres décimas, es decir, teníamos una pelea más con Button que con los de delante. Así que eso es lo que nos ha faltado hoy".
La Scuderia llegaba a la carrera con la duda de haber elegido la estrategia correcta. Visto en retrospectiva, Alonso considera que salir con blandos no hubiera modificado el resultado final: "Sí, al final nunca sabes cómo va a resultar. Creo que la estrategia fue buena, salíamos octavos y acabamos cuartos, de la otra manera hubiésemos salido quintos o sextos y hubiésemos acabado cuartos, por tanto, no creo que hubiera variado demasiado. Teníamos la posibilidad de un safety car en la primera vuelta, que hubiera sido muy malo para los que salían con blandos, no hubo esa suerte o esa decisión y luego los blandos esperábamos que durasen cinco o seis vueltas y hubo gente que fue hasta la 12, por tanto la temperatura ha ayudado un poco al graining e igual les salió un poco mejor de lo esperado, pero creo que el resultado final hubiese sido muy, muy parecido".
El objetivo es claro: Alonso quiere ganar al menos tres o cuatro carreras de aquí en adelante. La campaña es peliaguda, ya que los de Maranello van a tener que eliminar esas décimas que les separan de la cabeza. Stefano Domenicali ha declarado que deben ponerse las pilas en el área de desarrollo del monoplaza y conocer bien el comportamiento de los neumáticos de cara a la cita con Hungaroring.
"Bueno, veremos. Es siempre lo mismo, después de Silverstone parecía que íbamos a ganar el Mundial fácilmente, que en las tres próximas carreras íbamos a reducir la distancia. Ahora, después de ganar Sebastian y nosotros ser cuartos, la sensación que le quedará a los aficionados que quieran disfrutar de este resultado será el de que ya hemos perdido el Mundial. Pero después de Monza del año pasado, cuando le sacaba 41 puntos a Vettel, llegamos a Austin que ya me sacaba 18 él, por tanto, el tema es que si ganas tres o cuatro carreras, la distancia, independientemente de cuál sea, es asequible".
"Si ganas tres o cuatro carreras, la distancia, independientemente de cuál sea, es asequible"
"El tema que nosotros tenemos que conseguir es, en el período de Monza o después del parón veraniego, ya que se antoja casi imposible de aquí a Hungría, tener un coche que nos dé la posibilidad de ganar tres o cuatro carreras seguidas. Si tenemos eso, la distancia de Sebastian importa poco. Por tanto, hay que centrarse en lo nuestro, intentar mejorar, trabajar duro, y si venimos de unas cuantas carreras consecutivas consiguiendo buenos puntos. De España en adelante, más o menos en el podio o cerca del podio, y aquí. Seguramente echamos de menos lo que hicimos en Malasia y en Bahréin, que fueron dos carreras en las que llevamos arrastrando esos 30 y pico puntos. Si hubiéramos acabado en Malasia y en Bahréin, seguramente estaríamos liderando el campeonato ahora, con este coche que todo el mundo seguramente… va a maldecir esta semana. Estaríamos líderes del campeonato".
Tal y como se ha planteado en el caso de Sergio Pérez y su llegada a McLaren donde no ha encontrado un coche ganador, los resultados de Ferrari desde la llegada de Alonso podrían ser poco alentadores para el español. Sin embargo, deja claro que él no esperaba sólo resultados, sino que quería estar con el que él considera el mejor equipo del mundo.
"No esperaba nada, esperaba llegar a Ferrari, al mejor equipo del mundo. Y esto es deporte, también pasaron muchos años sin ganar, más de 20, y tanto para Berger, con el que hablé antes de venir a Ferrari, como para Alesi y mucha gente, es algo inolvidable. Cuando te paran por la calle eres un piloto de Ferrari, no eres un piloto campeón del Mundo. A la gente le da igual lo que hayas hecho antes de estar en Ferrari o después, eres un piloto de Ferrari y eres parte de la historia. He estado tres años aquí de momento. Dos he llegado con posibilidades de ganar el Mundial, este año también estoy luchando. No se ha conseguido de momento ninguno, pero es más o menos lo que me esperaba, estar todos los años luchando por el Mundial de Fórmula 1. Triste no haber conseguido ninguno estos tres años, pero de los 24 pilotos que corremos, si a cualquiera le dices que dispute un Mundial hasta la última carrera, se lo tatúa".

Por África y Cristóbal Rosaleny