El español cree que siempre se puede mejorar aunque está satisfecho hasta el momento con la temporada

Fernando Alonso ha confesado en una entrevista en los días previos al GP de Alemania que, hasta el momento, está satisfecho con su monoplaza y con su rendimiento esta temporada aunque cree, que como todo, siempre se puede mejorar. Además, ha comentado que intenta olvidar rápido una mala carrera, que un segundo puesto no siempre es bueno dependiendo de quién gane la carrera o que ha llegado a tener miedo subido a un monoplaza, haciendo alusión a los estallidos de los neumáticos en Silverstone.

Fernando Alonso aprovechó los días previos al Gran Premio de Alemania para realizar distintos eventos con patrocinadores o para atender a los medios.
Una de estas entrevistas fue concedida a Jan Krebs, de la RTL alemana, y no la realizaron en un lugar cualquiera, sino dentro de un F12 pilotado por el español mientras daban una vuelta al mítico trazado de Nordschleife.
De toda la entrevista, parte de ella se centró en la temporada tanto del español como del equipo Ferrari hasta ese momento, días antes de lo que fue la primera victoria de Sebastian Vettel en suelo alemán y del cuarto puesto del español en Nürburgring, un resultado que le deja a 34 puntos del joven alemán en el campeonato.
El periodista quiso que el asturiano se mojase con el rendimiento de la Scuderia y también con el suyo propio en las ocho carreras que se llevaban disputadas hasta el momento de la entrevista. Alonso, fue sincero a la vez que positivo en su respuesta.
"Veo bien a Ferrari y creo que podemos darle un 8 en rendimiento, una buena nota. Claramente no somos los más rápidos, nuestro coche es muy completo, por lo que diría que estoy satisfecho con él. En lo que respecta a mí, no me corresponde ponerme a mí mismo una nota. He crecido mucho desde mis primeros años, digamos que somos más completos, pero siempre se puede mejorar carrera a carrera con la experiencia, con todo".
Además, Krebs quiso que el bicampeón le contase como vive una mala carrera como podrían ser las que ha vivido este año en Malasia o Bahréin, donde perdió muchos puntos con sus rivales más directos.
"No es fácil olvidar una carrera mala", dijo. "Sí, le doy vueltas, pero al final, sabes que es tu trabajo y que hay cosas más importantes en la vida y entonces, cuando una carrera sale mal, tienes que pensar ya en la siguiente carrera y no en el pasado", añadió antes de definir lo que son para él los segundos puestos en la Fórmula 1
"Pues a veces una gran satisfacción y otras una gran decepción. La segunda posición te puede reportar sentimientos muy distintos", afirmó. "Dos segundos puestos nunca son iguales. Depende de las circunstancias de la carrera y de quién va primero. Si es tu rival principal entonces es triste, pero si no lo es, es positivo"
Con los estallidos de los neumáticos en Silverstone aún frescos a pesar de que el problema parece solucionado, Krebs quiso saber la opinión de Alonso al respecto, ya que a punto estuvo de tener un gran susto cuando Sergio Pérez reventó el suyo con el asturiano a muy poca distancia. Además, Ferrari lo vivió en primera persona con Felipe Massa.
"Cuando un neumático estalla, lo primero que notas es que el volante empieza a vibrar y que la parte trasera del coche empieza a vibrar también. Sientes la zona trasera del coche muy ligera y tienes que hacer un contravolante", comentó. "Eso es lo que yo he sentido y he podido ver cuando les ha pasado a los demás, que siempre es bastante similar. Si esto te pasa en mitad de una curva rápida, creo que sería imposible de controlar porque no tienes tiempo de reacción, como le ocurrió desafortunadamente a Felipe: ocurrió a mitad de una curva y perdió el control. Si ocurre en una recta, entonces tienes una pequeña oportunidad de controlar el coche. Sin lugar a dudas es un shock, un momento completamente inesperado y nunca estás preparado para controlarlo. Luego hablas con el equipo por la radio e intentas volver a boxes lo antes posible, porque si estás en mitad de una carrera necesitas recuperar el tiempo perdido", añadió al tiempo que confesó que ha pasado miedo subido a un monoplaza de F1.
"Sí, he sentido miedo alguna vez. Sobre todo en las carreras con lluvia, en las que pierdes toda visibilidad. Es un momento crítico. Y en ocasiones, como hemos visto recientemente con los neumáticos que no aguantaban, le coges respeto a la velocidad y sientes el peligro".
Por último, y pasando a un lado más personal, Alonso comentó en que piensa para recupera energías y relajarse: "Sin lugar a dudas en mi familia, que es una de las cosas en la que se basa la filosofía Samurái. Dice que tienes que vivir teniendo un objetivo en mente y ese objetivo es la familia, el clan". Aunque, también cuenta mucho en su día a día el deporte
"Incluso cuando no se trata de mi preparación de cara a las carreras, intento hacer siempre algo de deporte porque es mi pasión y me gustan muchos deportes, sobre todo fútbol".
Sin embargo, por encima de todo eso, el de Ferrari confiesa que la velocidad lo es todo para él: "Sin velocidad sería difícil de entender cualquier día. Me gusta la velocidad, me gusta hacer todo deprisa", finalizó.

Por Andrés Méndez