El español cree que en 2013 no se enfrentan a Newey y alaba el trabajo del alemán

Fernando Alonso ha dejado claro que la casi impecable temporada de Sebastian Vettel es la que le ha situado líder con 34 puntos de ventaja a estas alturas de campeonato, y no su monoplaza como en el pasado. El asturiano afirmó en 2012 que luchaban contra Newey y un gran monoplaza como era el RB8, algo que no está ocurriendo esta temporada, donde todo está más igualado y el alemán ha sacado a relucir todo su potencial para demostrar que es tricampeón del mundo por algo más que por pilotar un Red Bull.

Hace un año, Fernando Alonso dijo que no estaba luchando contra Sebastian Vettel, sino contra Adrian Newey por el monoplaza que había creado. Los comentarios fueron interpretados como una burla al actual campeón del mundo de Fórmula 1, pero un año después, el piloto de Ferrari dice que esto ha cambiado.
"En este momento estamos luchando contra Sebastian", ha dicho Fernando Alonso a la revista alemana Auto Bild. Y ha recordado: "Yo dije en la segunda mitad de 2012 que no estaba luchando contra Sebastian o Mark (Webber), sino contra un avión, por lo fuerte que era el Red Bull".
Aunque, ahora, ha querido matizar sus palabras de entonces: "Tal vez algunas personas me entendieron mal. Simplemente estaba tratando de decir que es difícil luchar contra el coche que potencialmente puede ser el primero y segundo en todas las carreras", añadió. "Este año ya no es el caso. Sebastian está a la cabeza, porque hace el mejor trabajo".
Pero eso no significa que el de Ferrari se dé por vencido. Actualmente está 34 puntos por detrás de Vettel, cuando se han entregado casi la mitad de puntos de 2013.

Así, el español ha asegurado que la distancia, pese a ser considerable, no es insalvable: "Mientras no estemos 50 o 60 puntos por detrás, nosotros no renunciamos. Sebastian estaba 44 puntos por detrás el año pasado y aún así ganó el título al final. Todo es posible".
También ha dicho que es posible incluso que ambos vistan de rojo en el futuro. Sin embargo, algunos en el paddock no se pueden imaginar a Alonso dando la bienvenida al alemán a Maranello.
"Creo que nos respetamos mucho, y también sería bueno para el equipo, maximizando el rendimiento del coche y también los puntos", sentenció.

Por Blanca del Mar García