El brasileño afirma que el ambiente fuera de la F1 es más tranquilo

La carrera automovilística de Bruno Senna ha regresado esta temporada a la resistencia. Actualmente piloto de Aston Martin Racing en el Campeonato del Mundo de Resistencia, el brasileño no descarta cambiar de categoría en 2014 y llegar a Estados Unidos. El de Sao Paulo reconoce que tiene varias "opciones" para recalar en la Nascar o en la IndyCar, certamenes que afirma no descarta para el futuro.

Bruno Senna busca un nuevo desafío en la competición automovilística. En los últimos años, el brasileño ha participado en la Fórmula 1 junto a Hispania, Renault y Williams, y actualmente forma parte del equipo Aston Martin Racing en el Campeonato del Mundo de Resistencia. Después de los primeros meses de la temporada en resistencia y tras correr en las 24 Horas de Le Mans, Senna no descarta dar el salto a otro reto, concretamente a pilotar en alguna de las categorías importantes en Estados Unidos.

Con varias ofertas para 2014, el brasileño señala que una de las mejores opciones sería seguir como piloto de Aston Martin pero afirma que también tiene varias oportunidades para debutar en la Nascar o en la IndyCar. Aún sin tomar una decisión, el de Sao Paulo no tiene prisa y pensará concienzudamente qué es lo mejor para su carrera: "Continuar con Aston Martin es una de las mejores opciones que tengo. Pero también quiero ver si puedo probar en la Nascar. Se suponía que iba a pasar a principio de año. Voy a tener algunas reuniones para ver cuál es la mejor vía. También tengo opciones para la Indy, Stock y Nascar. Lo que no faltan son las puertas abiertas", explicaba al diario brasileño O Estado de S. Paulo.

De nuevo en la resistencia y en su primero año fuera de la F1 desde 2010, Senna afirma que el ambiente es más tranquilo y relajado que el que se respira en el Gran Circo. No obstante, reconoce que la seguridad sigue siendo uno de los puntos débiles de éstas categorías, especial y tristemente como se demostró con la muerte de Allan Simonsen, su compañero en Aston Martin, en las 24 Horas de Le Mans. "El ambiente es mucho más relajado y amistoso. En la F1 todos quieren matar a los demás. La categoría es peligrosa, pero todos sabemos los riesgos que tomamos", afirma.

A lo que añade que Le Mans es complejamente peligrosa. "La pista es muy rápida debido a las características, como las escapatorias. Correr ahí es uno de los mayores riesgos que puedes tomar", agregaba.
Por Cristina Díaz