Podría haber pagado más de 33 millones de euros a Gerhard Gribkowsky durante el proceso de venta de la participación del banco Bayern LB en la F1
Bernie Ecclestone, magnate de la Fórmula 1, ha sido acusado formalmente de soborno en el 'Caso Gribkowsky'. En 2006, el banquero alemán Gerhard Gribkowsky recibió el encargo de Bayern LB, banco público bávaro para el que trabajaba, de vender su participación en la F1 al inversor financiero británico CVC. En dicha operación, Ecclestone y Gribkowsky trabajaron estrechamente y, para que llegase a buen puerto, 'Mr E' podría haberle sobornado con más de 33 millones de euros. Ecclestone, por su parte, siempre ha defendido que no fue un soborno sino una extorsión por parte del alemán. Los abogados del británico han aceptado la acusación y ya trabajan en la defensa de su cliente.

La fiscalía de Múnich ha acusado formalmente de soborno al patrón de la Fórmula 1, Bernie Ecclestone, por haber pagado supuestamente algo más de 33 millones de euros a Gerhard Gribkowsky, antiguo directivo del banco público BayernLB, durante el proceso de venta de la participación que tenía dicho banco en la F1.

Gribkowsky se encuentra en prisión desde el año pasado condenado por cohecho y fraude al no haber declarado el dinero percibido. El banquero recibió en 2006 el encargo de BayernLB, de vender su participación en la Fórmula 1 en una operación en la que trabajó estrechamente con Ecclestone.

El británico consiguió, con la ayuda de Gribkowsky, que el banco vendiera su participación al inversor que él quería, la empresa CVC.

Para conseguirlo, según la acusación, Ecclestone pagó los más de 33 millones de euros a Gribkowsky a través de una fundación a nombre de su esposa y vía empresas fantasma domiciliadas en las Islas Mauricio y las Islas Vírgenes Británicas.

"Él quería que se le pagara así, que no pareciese que (el dinero) venía de mí ni de Inglaterra", afirmó en su día 'Mr E', quién siempre ha defendido que dicho pago a Gribkowsky no fue por soborno sino por chantaje, ya que el alemán amenazaba con sacar a la luz diversas irregularidades de la empresa familiar Bambino.

"Me amenazó con que iba a decir lo que estaba pasando. La gente de los impuestos en Inglaterra en ese momento estaban a punto de resolverlo todo con confianza y lo último que necesitas es que empiecen a pensar en algo diferente. Gribkowsky me estaba extorsionando y no quería correr ningún riesgo", confesó.

Así, tras recibir la acusación, Ecclestone ha hablado con Associated Press para dejar claro que está tranquilo y que deja todo en manos de sus abogados.

"Los abogados han aceptado la acusación. Esto significa que tienen que responder enérgicamente".
Por Andrés Méndez