Mañana el piloto barcelonés volver a la pista de Silverstone por la tarde
Daniel Juncadella se ha subido por segunda vez a un Fórmula 1 hoy en Silverstone. Con motivo de los test de jóvenes pilotos, el piloto catalán ha aparcado su Mercedes del DTM y se ha subido al Williams FW35 en la mítica pista británica, donde ha dado 55 vueltas. De esta nueva experiencia con el monoplaza de Pastor Maldonado y Valtteri Bottas ha salido satisfecho, cómodo con el coche y con ganas de subirse de nuevo mañana para completar el programa previsto.

"Por la tarde todo ha ido bastante bien, no hemos tenido ningún problema y sólo al final una pequeña cuestión de telemetría, pero nada importante. La verdad que por la tarde he podido realmente exprimir el material", ha declarado el barcelonés al intentar minimizar el contratiempo.

Sin embargo, hoy el piloto está "muy contento" con su primer día al volante del Williams FW35, e incluso ha comparado la prueba con la que realizó con el Ferrari F60 en diciembre del año pasado. "Es como una gran ilusión, como el test de Ferrari, incluso mejor porque este coche es el actual y realmente te das cuenta de lo que puede hacer un Fórmula 1".

"He notado una mejoría. Es cierto que este circuito ayuda a darte cuenta de lo que es un Fórmula 1 porque Vallelunga era un circuito con curvas muy lentas y esto está lleno de curvas rápidas. Al principio impresiona mucho porque tú sabes por la telemetría cómo se ha de pasar esa curva y das la primera vuelta y dices 'a ver quién se atreve a pasar esta curva así'".

Pero Dani es consciente de las diferencias entre ambos monoplazas. "El coche que me han dado aquí es muy diferente del de Vallelunga. En Vallelunga creo que temían un poco tener tres rookies en un Ferrari y te dan un coche muy conversador al subviraje para que no tengas ningún susto ni accidente porque saben que los tres pilotos han de rodar durante el día. Aquí es un test de verdad, en el que están valorándote a ti y valorando también cosas que pruebas en el coche, que ellos necesitan información. Ellos necesitan que tú des todo lo que puedes y no te van a poner un coche con el que pasearte".

En cuanto a su relación con el equipo, Juncadella sólo ha tenido buenas palabras hacia la formación de Grove. "Poco a poco vas cogiendo confianza con el coche y la verdad es que en eso Williams lo ha hecho bastante bien. Me ha dado un coche bastante bueno durante el día y me he podido adaptar bien a él. La verdad es que aquí es donde pruebas realmente un Fórmula 1".



JUNCADELLA Y EL FW35, UNA OPORTUNIDAD "ÚNICA"

El barcelonés ha confesado sentirse con el coche "mejor de lo que me esperaba", sobre todo al conocer el rendimiento que este año tiene la escudería. "Después de ver algunos onboards de Bottas y Maldonado pensaba que iba a sufrir mucho con el coche porque, sinceramente, Williams lo está pasando mal este año, pero yo creo que ha ido bastante bien".

La jornada de hoy ha significado "una oportunidad real para volverme a subir a un F1, un test con un equipo que te está poniendo a prueba y que está desarrollando el coche con tus habilidades". No obstante, no pierde de vista su objetivo ahora mismo, el DTM que como él dice, es su "preocupación principal". Así pues, el hecho de poder rodar con un monoplaza de la actual temporada se lo toma como "una oportunidad para pasártelo bien", aunque "obviamente esa no es la finalidad final porque estás aquí dando el máximo y procurando que la gente esté contenta contigo". De esta forma, Juncadella asegura que se quita "presión de encima y así puedo conducir al límite".

Pero, ¿qué ha sido lo mejor del día? Para Dani, ha sido darse cuenta de que "físicamente estoy bastante preparado para un F1. Era mi duda porque en el test de Ferrari no me cansé nada, pero no había curvas rápidas para realmente sufrir con el cuello y aquí está lleno de curvas rápidas y el cuello ha aguantado bastante bien".

Sobre subirse mañana de nuevo al FW35, el barcelonés ha comentado que ha sido "gracias ha que ha ido bastante bien y que los resultados han sido buenos, que mi performance en el coche ha sido buena y eso me alegra. Como un premio". Además, ha bromeado sobre la situación.

"Me han visto con demasiadas ganas de rodar y me han dicho "venga va, súbete otra vez'", ha bromeado el piloto. "En serio, se han dado cuenta que esta mañana hemos perdido bastante tiempo y me han dado otra opotunidad de dar más vueltas. También subirme el mismo día que Pastor y comparar telemetrías, aunque al final hacemos programas diferentes. Es una oportunidad única".

Por Cristóbal Rosaleny y Ana Zoe Marí