Ha sido cuatro décimas mejor que Da Costa, que rodó más con el RB9
Carlos Sainz Junior ha terminado su prueba con el Red Bull RB9 con una sonrisa imborrable en su rostro. El madrileño ha logrado un espectacular segundo puesto en la clasificación matutina de la tercera y última jornada de entrenamientos para Jóvenes Pilotos, antes de cederle su volante al tricampeón mundial Sebastian Vettel, que evaluará los progresos en su coche durante la tarde.

Carlos Sainz ha terminado ya su programa de pruebas de Fórmula 1 en Silverstone, tras pasar la mañana a los mandos del Red Bull RB9. El resultado suena bien, segundo clasificado en la tabla de tiempos a 284 milésimas del líder, justo como ayer con el Toro Rosso STR8. Él es muy cauto en sus valoraciones, pero no puede ocultar su alegría por haber completado su bautismo en Fórmula 1 con buenos tiempos y ningún problema: "Muy contento, la verdad. Yo creo que todo ha salido muy suave, muy a pedir de boca. A la hora de juzgar ya se lo dejo al equipo, pero personalmente estoy tranquilo y contento, eso es lo importante", ha dicho al bajarse del RB9 que Sebastian Vettel pilotará durante la tarde.

La alegría de Carlos es comprensible si consideramos que su tiempo de 1'33"546 es cuatro décimas mejor que el de Antonio Félix da Costa con el mismo compuesto de neumático y configuraciones similares. Un resultado muy llamativo para un debutante, que sobre todo valora su progresión en el conocimiento de un Fórmula 1 sin darle un valor excesivo a los tiempos. Lo importante es que en cada vuelta se ha notado más 'suelto' con el coche: "Eso seguro. Cada vuelta que doy en un Fórmula 1 me permite saber más sobre él, extraer más el potencial del coche. Los tiempos, como te dije ayer, no reflejan ningún aspecto de rendimiento, porque cada equipo tiene su propia estrategia, sus propios neumáticos, su propia aerodinámica, saben lo que quieren probar y un F1 puede ser ocho segundos más rápido o más lento, así que muy difícil juzgar los tiempos", ha explicado a CarandDriverTheF1.com.

Después de probar para dos equipos de F1 en apenas 18 horas, Sainz tiene claro que el Red Bull aporta más sensaciones, pero las diferencias no son enormes entre los dos monoplazas: "Como comprenderás, son dos equipos diferentes, dos motores, dos cajas de cambios, dos construcciones, dos chasis, al final todo cambia, pero ambos son Fórmula 1, 800 caballos y mucha aerodinámica. Cada coche tiene sus truquitos a los que te tienes que adaptar, pero no ha habido tampoco grandes diferencias. Por supuesto, un Red Bull siempre te da más sensaciones, te sientes mejor, por qué no decirlo, pero no ha habido muchísimas diferencias", ha continuado Carlos.

Respecto a las pruebas durante sus tres horas de actividad en pista, en las que ha completado 35 vueltas, podemos afirmar que ha utilizado dos juegos de neumáticos nuevos duros y que ha trabajado también con la goma experimental que Pirelli ha traído a esta prueba, aunque Carlos no ha podido dar muchos más detalles: "Obviamente, no puedo decir mucho de lo que hemos probado porque no está permitido, pero como los oficiales no pueden probar piezas aerodinámicas, las probamos nosotros y ellos prueban los neumáticos", ha dicho el piloto patrocinado por Cepsa.

Junto con la prueba de Daniel Juncadella con el equipo Williams, el debut de Carlos Sainz en Fórmula 1 es una extraordinaria noticia para el automovilismo español que ve a dos de sus representantes más prometedores dar pasos hacia una cúspide reservada sólo a los mejores y donde ellos mantienen serias opciones de llegar.
Por Cristóbal Rosaleny (@crosaleny) | Silverstone