El austríaco afirma que Red Bull Ring siempre ha tenido en mente acoger una prueba del Gran Circo

El propietario de Red Bull, Dietrich Mateschitz, ha explicado que él mismo correrá con los gastos del Gran Premio de Austria. Esta misma semana se supo que había llegado a un acuerdo con Bernie Ecclestone para recuperar la carrera en el ahora llamado Red Bull Ring. De tal modo, el austríaco ha asegurado que siempre han tenido en mente la Fórmula 1 desde el primer día que reabrieron la pista de la localidad de Spielberg.

Dietrich Mateschitz, propietario de la compañía Red Bull, financiará el regreso del Gran Premio de Austria. La empresa de bebidas energéticas anunció esta semana que había llegado a un acuerdo con Bernie Ecclestone para un contrato de siete años que llevará a la Fórmula 1 de vuelta a la localidad de Spielberg, al Red Bull Ring.

Debido a los altos costes de organización de los Grandes Premios y al canon que cada trazado ha de abonar, es difícil para los promotores asegurar un beneficio. Por ello, los gobiernos a menudo han tenido que intervenir para ayudar a financiar pruebas del Gran Circo. En este caso, Mateschitz señala que el Gran Premio de Austria no va a generar un excedente para Red Bull, propietaria de la pista de Spielberg, pero que está feliz de financiarlo por sí mismo debido a los beneficios que su propio equipo ha generado en la categoría reina.

Así, ha afirmado. "Los ingresos de las entradas probablemente cubrirán el coste de la puesta en escena de la carrera, pero no los honorarios del promotor. Ese es mi gasto”. Respecto a si Ecclestone le había dado condiciones especiales, el austríaco dijo: “No, pero podemos confiar en la ventaja de que la F1 siempre ha disfrutado cuando ha venido a Austria, y esto nos puede ofrecer un GP 'con encanto' que es un poco diferente a los demás. Pero creo que ganar tres años consecutivos el campeonato de F1 con Red Bull Racing ha hecho un poco para ayudarnos”.

Mateschitz también ha revelado que los esfuerzos para asegurar el Gran Premio de Austria se intensificaron a finales del año pasado, a pesar de haber querido una carrera de Fórmula 1 desde que la pista reabrió sus puertas hace dos años. “Al abrir el Red Bull Ring, la F1 se convirtió en un tema permanente en Austria”. Y ha agregado: “Hemos tenido un par de conversaciones, no con regularidad, pero constantemente. A finales del año pasado se hizo bastante claro y ahora se ha finalizado. Nunca hemos renunciado a conseguir regresar a la F1”.

El propietario de Red Bull espera que una multitud de alrededor de 60.000 personas asistan a la carrera del próximo año, pero necesitará autorización para llegar a ese número de espectadores porque los límites actuales establecidos por las autoridades locales permiten un máximo de 40.000 en un evento. Mateschitz también dice que mejorará las instalaciones de la pista. “Vamos a actualizar la tribuna principal [en la recta final e inicial] y la tribuna oeste, y se van a llenar”. Y concluyó: “Si tenemos que ampliar el paddock, no está claro todavía”.
Por Blanca del Mar García