Ferrari se equivocó al no cambiar la configuración del DRS al modo Carrera
Los comisarios del Gran Premio de Hungría han multado a la Scuderia Ferrari con 15.000 euros tras comprobar que un error en la configuración del DRS indujo a Fernando Alonso a activar el DRS en tres ocasiones cuando no le estaba permitido. El piloto asturiano sólo ganó un segundo en toda la carrera y no recibe ninguna sanción deportiva, por lo que mantiene el quinto resultado cosechado hoy en el Hungaroring.

El quinto puesto de Fernando Alonso en el Gran Premio de Hungría ha estado en peligro por momentos, porque ha activado el DRS en tres ocasiones prohibidas por el reglamento deportivo, esto es, cuando su Ferrari se encontraba a más de un segundo del coche que le precedía. Los comisarios del Gran Premio han estudiado el caso y finalmente no le han impuesto ninguna sanción deportiva.

Después de la carrera, se han analizado los datos de activación del DRS del coche de Alonso, y se ha descubierto que el piloto asturiano ha activado el dispositivo de aerodinámica variable en tres ocasiones cuando estaba demasiado cerca del coche que le precedía.

Como esta situación no cumple con el artículo 2.5 b) del reglamento deportivo, el delegado técnico de la FIA, Jo Bauer, ha transmitido este asunto a los comisarios para su consideración.

El actual sistema encargado de medir la distancia temporal entre dos monoplazas, que provee la marca Riedel, fue introducido este año en sustitución del original. En cualquier caso consiste en una baliza que indicaba al piloto que se hallaba en disposición de activar el DRS a través de un pitido y una luz en el volante.

Si tomamos como referencia el DRS usado este año en el campeonato alemán de turismos, el DTM, observamos que el piloto solo puede activar el alerón trasero móvil en caso de que dirección de carrera así se lo indique a través del denominado 'Marshalling System'. Por consiguiente, los competidores no pueden accionar el sistema sin contar con la aprobación de los comisarios.

En el caso de la Fórmula 1 de 2013, los pilotos tampoco pueden activar libremente el DRS cuando funciona el sistema de telemetría con la FIA, de modo que la luz y el pitido avisador del dispositivo sólo actuarían si, bajo revisión electrónica de la Federación, se encuentra en la posición legal de hacerlo. El problema es que este sistema ha fallado en diversas ocasiones durante esta temporada. De hecho, en China fueron ocho los pilotos que abrieron el DRS cuando no estaba permitido, pero no fueron penalizados porque fueron fallos propiciados por el error en el funcionamiento de la conexión por telemetría con la FIA.

VEREDICTO DE LOS COMISARIOS
Finalmente, ha sido el equipo Ferrari el responsable de no haber cambiado el sistema de activación del DRS de la configuración pre-carrera a la de carrera. Por tanto, el piloto recibió incorrectamente los mensajes de "DRS activado" y reaccionó en tres ocasiones ante ellos cuando en realidad no estaba autorizado.

En cuanto el equipo se dio cuenta del problema, le dijeron al piloto que sólo usara el DRS cuando el equipo así se lo pidiera. Aunque ha tenido una pequeña ventaja deportiva, menos de un segundo durante toda la carrera, el equipo argumentó que el coche de Alonso también sufrió una desventaja por no poder usar el DRS en todas las ocasiones legítimas para hacerlo. Sin embargo, el equipo es el último responsable de asegurarse que el sistema se ajusta al reglamento. Por eso han recibido una multa de 15.000 euros, que zanja definitivamente el caso sin ningún tipo de sanción deportiva para Fernando Alonso, que mantiene su quinto puesto en la carrera de hoy.
Por Cristóbal Rosaleny (@crosaleny)