No comenta los rumores sobre Red Bull, aunque ha perdido el segundo puesto del Mundial
Fernando Alonso ha terminado quinto el GP de Hungría, un resultado muy poco útil en su pelea por el Mundial de F1 2013, ya que Sebastian Vettel le ha aventajado en otros cinco puntos gracias a su tercer puesto, y Kimi Räikkönen le ha arrebatado la plata provisional en el Mundial después de terminar segundo. Pese a todo, el bicampeón se mantiene fiel a Ferrari y ni siquiera comenta los rumores que le sitúan en Red Bull el año próximo.

A base de quintos no se puede ganar el Mundial. Es algo que Fernando Alonso tiene tan claro como la afición, aunque no pierde la esperanza de que su montura mejore sustancialmente en las próximas carreras y, en última instancia, mantiene cierta fe en la 'balanza cósmica' que perjudicará a sus rivales en alguno de los Grandes Premios que restan hasta el final de la temporada.

Alonso tampoco pierde la confianza en Ferrari: "Confío, ya que de situaciones peores venimos. Aunque parezca un mes malo para nosotros, porque es verdad que en Silverstone, Nürburgring y aquí no hemos sido lo suficientemente rápidos y hemos hecho carreras que no están a nuestro nivel. Pero después de estas tres malas carreras, entre comillas, hemos perdido cinco puntos frente a Sebastian en el cómputo de las tres. Sabemos que todo puede pasar, que llevamos cuatro años luchando por el campeonato del mundo hasta la última carrera con situaciones parecidas, teniendo medio segundo de déficit y, bueno, ayer vimos el problema de Webber con el KERS, alguna vez le puede pasar a Sebastian. Hoy vimos que se tocó con Button, no pasó nada pero alguna vez puede pasar algo, sabemos que el campeonato es largo y que aunque tengamos que ir esperando y recogiendo lo que nos dejen los demás, lo llevamos haciendo relativamente bien todos estos años para acabar subcampeones del mundo y luchar hasta el final. Ésa es la primera esperanza", ha dicho Alonso.

"La segunda es mejorar el coche. Empezamos con altibajos, con un coche regular, lo mejoramos, el pico fue seguramente el GP de España, cuando quedamos tanto Felipe como yo en el podio, y luego empezamos a bajar. Esperamos que llegue una nueva subida para permitirnos. Ayer estar en quinta posición era un milagro, parecía una tontería lo que había dicho, pero sabíamos que nuestro sitio era séptimos y octavos. Hoy en carrera, nuestra posición seguía siendo séptimo y octavos, detrás de dos Mercedes, dos Lotus y dos Red Bull, y hemos hecho quinto y octavo. Otra vez la quinta posición se sale de la norma y ha sido otro milagro y hay que aprovecharlo", ha insistido el bicampeón español.

Sobre los rumores que lo sitúan en Red Bull el año próximo, simplemente no hace comentarios: "Nada que decir". Cuando otro periodista insistió sobre la misma cuestión, Alonso se mantuvo firme: "Es la misma pregunta que hizo él puesta de otra manera, ¿no? Por tanto, no voy a caer, no voy a responder". Y un tercero fue por el mismo camino, pero le preguntó por su compromiso con el equipo y su felicidad dentro de Ferrari: "Muy contento. Obviamente necesitamos mejorar el coche y queremos tener opciones de ganar el campeonato. Agosto, con cuatro semanas sin Fórmula 1 es un período muy peligroso para vosotros, chicos, así que espero que tengamos un verano calmado", ha advertido Fernando.

Incluso otro compañero italiano ha insistido con la posibilidad de que Alonso buscara su futuro en otro equipo si Ferrari no le da un coche ganador: "No, creo que tenemos que ser pacientes, sobre todo en estos períodos difíciles. Este año no veo ninguna diferencia con los últimos años. No estamos más atrás ni más adelante de lo que estuvimos en el pasado. Pienso luchar hasta el final por este campeonato. Está en nuestras manos, basta sólo hacer mejoras, hacer piezas nuevas ahora durante el verano para la carrera de Spa la de Monza y la de Singapur. Quedan nueve carreras y 225 puntos, más que suficiente por tiempo como por puntos disponibles. El equipo, el potencial y el presupuesto están, así que no veo ningún motivo para no ser competitivos".

Después de una carrera como la de hoy, es difícil mantener el optimismo para la afición, pero no para el piloto: "Guardo optimismo porque llevo 27 años corriendo y he visto de todo y en todas las categorías. Mañana cumplo 32 y son casi 30 corriendo. Sé que todo puede pasar", ha aseverado el ovetense. "Hoy, yendo bastante más lento que los demás, en el toque con Button, Vettel pierde el morro o pincha la rueda o la suspensión, se queda fuera de carrera y nosotros escalamos a 18 puntos de él, y estamos dando palmas con las orejas. Por eso hay que mantener mucho la calma. Hay mejorar el coche, sí; hay que ir más rápido que él, sí; hay que acabar delante de él, sí, y esto no será fácil. Seguramente, desde casa es lo que más se va a ver y por lo que más se puede arrojar la toalla. Pero bueno, no va a servir para nosotros, que vamos a intentar hacerlo todo hasta el final y tenemos bastante experiencia, vivida en nuestras carnes el año pasado con Sebastian, 40 puntos de ventaja que se esfumaron en dos salidas, Japón y Bélgica, más de 30 puntos de ventaja del sistema antiguo, o sea 75 puntos del sistema actual con Schumacher en 2006, que también se esfumaron en seis o siete carreras… Si conseguimos mejorar el coche y ganar unas cuantas carreras, el campeonato puede estar en nuestras manos perfectamente y en eso vamos a estar", ha dicho.

"Parece ahora una quimera decir que vamos a ganar tres o cuatro carreras, pero el equipo tiene el potencial y las ganas de por lo menos intentarlo", ha rematado Alonso, que ha perdido la segunda posición del campeonato por un punto respecto a Kimi Räikkönen.



"Creo que tenemos que verlo con detalle. Es verdad que por degradación hemos sido históricamente buenos pero el viernes vimos en las tandas largas que no somos muy competitivos tampoco aquí. Teníamos algunas dudas, así que cambiamos cosas en el coche pero no mejoraron la situación demasiado. Puede ser una explicación, pero necesitamos estudiarlo un poco más. En carreras como Bahréin o aquí, los neumáticos traseros se degradan, pero es más una cosa de temperatura que de graining u otros factores. Parece que tenemos problemas, porque en carreras como en Bahréin siempre tenemos muy mala degradación, así que digamos que es una sorpresa a medias. Necesitamos mejorar la situación. Con las gomas 2013 teníamos muy buena degradación, similar a la de Lotus o más próxima a la de Lotus que otros coches. Con las de 2012 parece que estamos más cerca de los coches con alta degradación, así que es algo que necesitamos mejorar y convertirlo de nuevo en nuestro punto fuerte".

"Sí. Obviamente hay un análisis muy profundo de lo que echamos en falta ahora en el coche. Creo que en Silverstone dimos dos o tres pasos atrás en el rendimiento del coche. No estábamos contentos. En Nürburgring, recuperamos todas las piezas antiguas del coche y el comportamiento era mucho más normal y ahora, en el test de Jóvenes Pilotos tuvimos la confirmación y volvimos a algunas piezas que habíamos usado antes, hace algunas carreras. Ahora entendemos el coche, entendemos los problemas. Sabemos qué pusimos en el coche que no funcionaba así que de alguna manera es normal tener ahora este déficit porque el coche que pilotamos ahora lleva piezas muy viejas, digamos. Necesitamos mejorar, después del verano tenemos que dar el paso adelante que pensábamos que daríamos en Silverstone, con esas dos décimas que no llegaron. Ahora necesitamos que lleguen esas dos décimas inmediatamente en Spa y Monza para lograr tener el mismo rendimiento que los coches con los que luchamos por el Mundial".

"Lo espero. Seguramente no estoy con rotulador diseñando las piezas en Maranello cada día. Tenemos gente para eso. Nosotros pilotamos al máximo, como digo. Nuestro trabajo en pista creo que con la estrategia, las paradas, los mecánicos, los pilotos y los ingenieros es aceptable, tal vez no el mejor ni el peor, pero aceptable. Lo que esperamos es que lleguen las piezas que no nos dejen tres décimas por delante de todos, pero sí iguales a todos. Esto ya ha pasado en el pasado, en Barcelona tuvimos un coche muy competitivo y de repente estábamos los dos en el podio. Si llega un coche competitivo en las próximas carreras estamos los dos en el podio y la desventaja en el Mundial se remonta fácilmente".

Cuando le han preguntado por la relación con el equipo, especialmente la humana, Alonso lo tiene claro: "Un diez. Creo que el equipo siempre es súper. No hay un hombre que no luche por la victoria, que no lo deje todo. Se ponen debajo del coche si es necesario para ganar una posición. Esto se ve desde el primer hasta el último momento. Luego las cosas a veces no funcionan, como en Silverstone, y te das cuenta de que eres poco competitivo. Eso es otra historia. Tiene que ver con las simulaciones, los túneles, todas esas cosas que son un poco desconocidas para nosotros aquí en pista, pero no es por dedicación, por trabajo, por amor a lo que hacemos. Así que tenemos que estar unidos, pensar en mejorar y, como digo, en estas nueve carreras que faltan tener ese toque mágico que llega en una pieza del coche que te permite estar en la batalla con todos", ha concluido Alonso.
Por Cristóbal Rosaleny (@crosaleny) | Hungaroring