Romain Grosjean, sancionado por partida doble en Hungaroring

Hungría fue un Gran Premio agitado respecto al trabajo de los comisarios para establecer si un piloto o equipo había cometido infracción. El peor parado fue Romain Grosjean, quien recibió un drive-through en la carrera y posteriormente fue sancionado con 20 segundos aunque tal castigo no comprometió su sexta posición. Fernando Alonso también estuvo bajo investigación por el uso indebido del DRS pero finalmente se comprendió que había un error en la configuración del sistema y Ferrari recibió una sanción económica.

La disputa de la décima prueba de la temporada, que marca el ecuador del Campeonato del Mundo de Fórmula 1, nos ha deparado una interesante actividad por parte de los comisarios deportivos designados por la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) para la cita húngara. En la última carrera antes de las obligadas vacaciones, el cuarteto de comisarios estaba compuesto por el australiano Gary Connelly, por el mexicano José Abed, el húngaro Lajos Herczeg y por el piloto británico Allan McNish.

De exigua trayectoria en Fórmula 1, pero con un impresionante currículum en carreras de resistencia, McNish ha desempeñado en Hungría, por primera vez este año, la tarea de comisario piloto. El británico comenzó su trayectoria en karting y en monoplazas, compitiendo después en la Fórmula Vauxhall, en la Fórmula 3 Británica y en la Fórmula 3000. Entre 1990 y 1993 fue piloto de pruebas del equipo McLaren y posteriormente del equipo Benetton, pero no sería hasta el año 2002, después de haberse forjado ya una importante trayectoria compitiendo en superturismos y en sport prototipos, cuando logró el ansiado volante titular en el equipo Toyota F1.

A finales de esa temporada pasó a ser piloto de pruebas de la escudería Renault y al año siguiente retornó a las carreras de turismos. Cabe destacar como sus mayores logros tres victorias absolutas en las 24 Horas de Le Mans en 1998, en 2008, así como en el presente año. McNish también ha logrado cuatro triunfos en las 12 Horas de Sebring, además de cuatro victorias en la clase la Petit Le Mans (carrera de resistencia que se disputa en los Estados Unidos), así como varios campeonatos de pilotos de la clase LMP/LMP1 de la American Le Mans Series.

Actualmente participa en el Campeonato del Mundo de Resistencia de la FIA, serie que lidera junto a sus compañeros de equipo, Tom Kristensen (piloto que actuó como comisario esta temporada en el GP de Mónaco) y Loïc Duval.

Completando el equipo de comisarios, repite como tal, después de sus intervenciones en China y en Canadá, el australiano Gary Connelly, que ostenta el cargo de vicepresidente del Instituto FIA desde el año 2011, además de ser miembro del Consejo Mundial del Deporte de Motor. Por su parte, también repite el mexicano Abed que, desde 2006, es vicepresidente Mundial de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) y que ya ofició en el pasado Gran Premio de Mónaco. Y por último, como representante del país anfitrión, actuó Lajos Herczeg, que es vicepresidente de la Federación Nacional de Automovilismo de Hungría.



MODIFICACIONES EN EL REGLAMENTO DEPORTIVO

Previamente al análisis de las sanciones impuestas por los comisarios en Budapest, vale la pena recordar que la FIA, contando con el beneplácito del Consejo Mundial del Motor y a resultas del incidente ocurrido en Nurburgring -donde un neumático mal anclado en el RB9 de Mark Webber golpeó e hirió a un cámara de la FOM-, ha tomado cartas en el asunto y ha procedido a una modificación del Reglamento Deportivo de la Fórmula 1 con el objetivo de instaurar nuevas medidas que incrementen la seguridad en la calle de boxes.

En concreto, se ha modificado el artículo 30.12 del Reglamento Deportivo de la Fórmula 1, bien conocido por los habituales de estas líneas, pues es reiterada su presencia en ellas, que regula el límite de velocidad en el pit lane, así como las sanciones ante una infracción del mismo. De tal modo, el máximo órgano rector de la Fórmula 1 decidió limitar a 80 km/h la velocidad máxima en la calle de boxes durante todo el Gran Premio (a excepción de Australia, Mónaco y Singapur, que se mantiene en los 60 km/h).

Recordemos que el límite de velocidad máximo anteriormente establecido se fijaba en 60 km/h durante la disputa de las sesiones de entrenamientos libres, pasando a ser de 100 km/h tanto en calificación como en carrera. Con esta medida se adelanta la implantación del límite de velocidad de 80 km/h que, después de la reunión del Consejo Mundial del Deporte del Motor celebrada el pasado mes de junio, se tenía previsto establecer para la para la próxima temporada.

No se ha modificado, por el contrario, lo que atañe a las sanciones y, así, se continuará con el sistema de imponer al equipo cuyo piloto exceda la velocidad una multa pecuniaria que consistirá en 100 euros por cada kilómetro de exceso, con un límite máximo de 1.000 euros.

Además, y en la misma línea de incrementar la seguridad en la calle de boxes, aparte de limitar la presencia de personal de medios de comunicación durante los entrenamientos libres y de prohibir su presencia durante la calificación y la carrera, ahora se obliga a llevar protección en la cabeza a todo el personal que trabaje en el monoplaza durante un pit stop. Con ello se modifica el artículo 23.11 del Reglamento Deportivo de la Fórmula 1, que ahora queda redactado como sigue: "El personal del equipo solo tiene permitido estar en el pit lane inmediatamente antes de que se requiera su trabajo en el monoplaza y deberán abandonarlo tan pronto como hayan completado su trabajo. Todo el personal que trabaje en el monoplaza durante un pit stop deberá llevar protección en la cabeza”.



LAS SANCIONES

El capítulo de sanciones que los comisarios han desplegado en tierras magiares ha sido prolijo y, así, la sanción más contundente del fin de semana ha ido a parar a la Scuderia Ferrari debido a un error en la puesta a punto del sistema DRS del monoplaza de Fernando Alonso. Ello indujo a error al español que recibía la orden de accionarlo, lo que hizo hasta en tres ocasiones, cuando en realidad no le estaba permitido, esto es, no guardaba una distancia inferior al segundo con el piloto que le precedía en la zona de detección del DRS.

Los comisarios, después de haber recibido un informe del Delegado Técnico, Jo Bauer, y de haber dado audiencia al equipo y al piloto, además de analizar los datos de activación del sistema, consideraron que el error de configuración por parte del equipo era merecedor de una sanción económica, que fijaron en 15.000 euros. Si bien debido a la exigua ganancia de apenas un segundo obtenida durante toda la carrera, y porque, una vez que el equipo detectó el problema avisó al piloto para que solo usara el DRS cuando ellos se lo ordenaran, privándole de hacerlo en alguna ocasión en la que si le estaba permitido, los comisarios se decantaron por no sancionar deportivamente al asturiano, que de esta forma conserva la quinta posición cosechada sobre el asfalto húngaro.

El artículo infringido por el equipo de Maranello es el 27.5 del Reglamento Deportivo que, en su apartado b dispone lo siguiente: “(…) El piloto sólo puede activar el DRS durante la carrera cuando a través de la electrónica sea notificado de que está habilitado para ello. Sólo se activará si el piloto está a menos de un segundo del monoplaza que tiene delante (…)”



CONTINÚAN LOS EXCESOS DE VELOCIDAD EN EL PIT LANE

El exceso de velocidad en la calle de boxes se ha convertido en una infracción omnipresente que siempre requiere la atención por parte de los comisarios deportivos. Este fin de semana, en aplicación de la nueva regulación antes reseñada, fueron sancionados dos equipos y un piloto por este motivo. En efecto, el equipo Williams F1 Team tuvo que pagar una multa de 1.000 euros, es decir el límite máximo establecido, cuando el radar del pit lane detectó en la primera sesión de entrenamientos libres que el FW35 del finlandés Valtteri Bottas circulaba a 101,1 km/h.

Igual suerte corrió el equipo Lotus F1 Team, aunque solo fueron 600 los euros impuestos de multa, cuando en la sesión de calificación el monoplaza de Kimi Raikkonen transitó por la calle de boxes a 85,8 km/h. Destacar que con la anterior limitación de velocidad las arcas de la formación de Enstone habrían salido indemnes por este hecho.

Y si durante la disputa de los entrenamientos libres o la calificación cualquier infracción de la velocidad máxima permitida en el pit lane conlleva una multa económica, durante la carrera los comisarios están facultados a imponer, ante el mismo incumplimiento, un drive through o un 'stop and go' de diez segundos. Además existe la posibilidad, para el caso de que la infracción se produzca en el transcurso de las últimas cinco vueltas o incluso si la sanción se debe imponer después del final de la carrera, de ser sustituidas por una penalización de 20 o 30 segundos, respectivamente, que se sumarán al tiempo total empleado en la carrera.

Así, el sustento normativo en la actuación de los comisarios viene reflejado en el último párrafo del artículo 30.12 cuando establece: “Durante la carrera los comisarios podrán imponer cualquiera de las sanciones previstas en el artículo 16.3 a), o b) a cualquier conductor que supere el límite“. En aplicación de la anterior consideración, al piloto alemán del equipo Sauber F1 Team, Nico Hulkenberg, que durante la carrera transitó por el pit lane con su C32 a 82,6 km/h, le fue impuesto un drive through. Al igual que en el caso de la sanción al equipo Lotus, con la limitación de velocidad vigente hasta Hungría, el piloto alemán tampoco habría sido sancionado.



GROSJEAN, DOBLEMENTE SANCIONADO

Y de regreso al equipo Lotus, y en concreto a su piloto Romain Grosjean, los comisarios, después de haber recibido un informe del director de carrera, consideraron que el piloto de Ginebra realizó, durante la carrera, un adelantamiento al Ferrari de Felipe Massa aprovechándose de una zona que, aunque asfaltada, no tiene la consideración de trazado, esto es, metió todo su monoplaza fuera de la pista para ganar con ello una posición.

Este hecho motivó la imposición de un drive through al haber infringido lo dispuesto en el artículo 20.2 del Reglamento Deportivo de la Fórmula 1, que señala expresamente: “Los pilotos deben de usar la pista en todo momento. Para evitar dudas, las líneas blancas que definen los bordes de la pista se consideran parte de la pista, pero no lo son los bordillos. Se entenderá que un piloto ha dejado la pista si ninguna parte del coche se mantiene en contacto con la misma. Si un coche abandona la pista el piloto podrá volver a la misma, sin embargo, esto sólo se puede hacer cuando sea seguro hacerlo y sin obtener ninguna ventaja”.

Posteriormente, el arrojo incontrolado del piloto de Lotus motivó una nueva investigación por parte de los comisarios al protagonizar una colisión con el McLaren de Jenson Button. Grosjean terminó admitiendo que pensaba que había rebasado totalmente al británico por lo que se movió a la izquierda y golpeó al MP4-28. Con este comportamiento los comisarios entendieron que el de Lotus estaba implicado en un incidente tal y como define el artículo 16.1 del Reglamento Deportivo de la Fórmula 1, si bien, y en uso de la facultad que les atribuye el mencionado artículo, decidieron postergar su investigación para después de la carrera.

Concluida la misma, resolvieron la cuestión imponiendo un drive through al piloto; sanción que fue reemplazada por una penalización de 20 segundos tal y como contempla el artículo 16.3 del Reglamento Deportivo. Pese a todo, Grosjean mantiene -por apenas un segundo y medio- la sexta posición lograda en la carrera. En resumen, una sanción sin relevancia alguna en la clasificación general, y sin mayor trascendencia para el piloto.



OTRAS SITUACIONES QUE NO FUERON SANCIONADAS

En la jornada del sábado, al término de la sesión de calficación, los comisarios tuvieron que emplearse a fondo para estudiar una supuesta infracción del artículo 3.17.5 del Reglamento Técnico de la Fórmula 1, por parte del E21 de Grosjean, dado que no superó las verificaciones técnicas relativas a la flexibilidad del suelo del monoplaza. Esta norma dispone que el chasis del monoplaza no puede deformarse más de cinco milímetros cuando se le aplica una carga vertical de 2000 Newton sobre tres puntos diferentes que se encuentran en la línea central del monoplaza.

Finalmente, el equipo Lotus pudo demostrar, gracias a la telemetría y a las imágenes de televisión, que dicha anomalía se debió a que el suelo del monoplaza había golpeado contra el asfalto durante el desarrollo de la Q2, por lo que los comisarios dictaminaron que era razonable que dicho impacto hubiera causado una rotura en el suelo del monoplaza de Grosjean, y por tanto exoneran de cualquier sanción al tratarse de un caso donde los daños y, por ende, la irregularidad, tenían su origen en un accidente.

Por su parte, ninguna sanción recibió el piloto del equipo Caterham F1 Team, Charles Pic, que durante la tercera sesión de entrenamientos libres mejoró el segundo sector cuando en la curva 11 ondeaban banderas amarillas a resultas de la salida de pista del McLaren MP4-28 de Sergio Pérez. Aparentemente se habría producido una infracción del artículo 2.4.5.1, apartado b del Apéndice H del Código Deportivo Internacional que regula el uso de las banderas amarillas utilizadas en los puestos de comisarios de pista y las obligaciones de los pilotos cuando las mismas son mostradas. Sin embargo, tras la pertinente investigación los comisarios llegaron a la conclusión de que el piloto, pese a todo, había reducido la velocidad al entrar en la zona de bandera amarilla.
Por Emilio Ramos