Los italianos buscan con ello afrontar con garantías la introducción de los nuevos motores V6 Turbo
Después de solucionar los problemas de delaminación de sus neumáticos, en Pirelli ya trabajan a contrarreloj para entregar unos neumáticos a la altura la próxima temporada. La de 2014 supondrá un punto de inflexión en la Fórmula 1 por los muchos cambios que se avecinan, y es por eso que los italianos no quieren caer en los mismos errores del pasado. Son conscientes de que las especificaciones de los nuevos motores afectarán aún más al rendimiento de las gomas, y por eso estudian la posibilidad de ensanchar los neumáticos traseros y de que los compuestos de las ruedas delanteras y traseras sean distintos, con estos últimos más duros que los primeros.

Pirelli quiere demostrar al mundo de la Fórmula 1 y a sí mismos, que lo de este año ha sido un bache y que pueden seguir siendo el suministrador único de la máxima categoría del automovilismo. Es por eso que, con el gran cambio que se avecina en el horizonte con el reglamento de 2014, planean cambiar el concepto de sus neumáticos para, así, poder hacer frente a las demandas de los nuevos motores V6 Turbo que se introducirán el año que viene.

A comienzos de temporada, Pirelli ya pidió a los equipos que les proporcionasen cifras de rendimiento de los monoplazas de 2014, aunque tan sólo recibió respuesta de cinco de ellos, algo que les ha dejado serias preocupaciones a los italianos a la hora de marcarse unos objetivos.

Con la preocupación de algunos equipos como Mercedes en lo que se refiere al efecto que podría tener en los neumáticos el aumento del par motor de los nuevos propulsores, Pirelli ha pedido a los equipos que consideren la posibilidad de que los neumáticos traseros sean algo más anchos y de mayor diámetro, según afirma Auto Motor und Sport. Los italianos estarían considerando ensanchar dos centímetros el neumático trasero y aumentar en tres centímetros el diámetro, aunque esto último es poco probable que ocurra.

Además, han solicitado que los compuestos de los neumáticos delantero y trasero sean distintos, con los traseros más duros que los delanteros. Por el momento, es una idea no ha gustado demasiado a la mayoría de equipos, ya que esto implicaría una inversión adicional en rediseñar, entre otras cosas, los conceptos de suspensiones de sus nuevos monoplazas.

Es por eso que la FIA ha intervenido en el asunto y ha exigido a los equipos que aporten esa información sobre el rendimiento de los bólidos de 2014 que pidió en su día Pirelli ya que, una vez con esos datos en la mano, se podrá decidir mucho mejor que camino tomar el próximo año.
Por Andrés Méndez