Pedro de la Rosa rodará con el F150 durante tres días en el trazado francés
El equipo Ferrari tiene claro que, pese a estar aún en la lucha, no sirve sólo con eso y necesitan ganar carreras para poder aspirar al título. Alcanzado el ecuador de la temporada, la Scuderia ha visto como su buen comienzo de temporada se ha ido difuminando hasta llegar a Hungría, donde su monoplaza no mejoró en calificación y, lo más preocupante, no sacó ventaja en carrera en lo que estaba siendo su punto fuerte hasta el momento. Por eso, buscan respuestas al poco éxito que tienen sus últimas mejoras mientras que sus rivales poco a poco van avanzando. Así, Pedro de la Rosa se pondrá el mono de trabajo para intentar encontrar solución al rendimiento del F138 y la diferencia que existe entre los datos de sus simulaciones con las nuevas piezas y la realidad que se ve en pista al implementarlas.

En Ferrari ya trabajan para intentar revertir la situación en la que se encuentran en estos momentos, con un monoplaza que no sigue sin dar la talla en calificación y que, en Hungría, se encontró con que su habitual mejoría en carrera no fue tal y tanto Red Bull como Mercedes y Lotus eran más rápidos que ellos.

Es por eso que quieren aprovechar el poco tiempo de trabajo que les queda antes del cierre obligado de las fábricas durante el parón veraniego. Así, el conjunto italiano se habría desplazado al circuito francés de Magny Cours durante tres días, según afirma la Gazzetta dello Sport, para intentar recuperar la competitividad perdida desde el Gran Premio de Canadá.

Pedro Martínez de la Rosa será el encargado de rodar en el trazado francés con el F150 de 2010 y con los neumáticos específicos que tienen los equipos para este tipo de pruebas limitadas durante el año y que, en ningún caso, son similares a los utilizados durante los Grandes Premios.

Esta prueba ya estaba planeada desde hace tiempo por la Scuderia vistos los últimos resultados, en los que han visto como pasaron de ganar en Barcelona con Fernando Alonso, a ir perdiendo poco a poco terreno con sus rivales sin encontrar una razón lógica para que sus nuevas piezas no funcionen como deberían.

Con la FIA enterada de la intención de realizar esta prueba desde hace tiempo, el objetivo del barcelonés no será otro que buscar explicación a por qué los datos obtenidos en simulador y el túnel de viento luego no se ven reflejados en pista, algo de lo que se ha quejado abiertamente Fernando Alonso desde Hungría.

Mientras esperan como agua de mayo a que se reabra el túnel de viento actualizado en Maranello, en Ferrari trabajan con el de Toyota en Colonia, uno de los más avanzados que existen y que utilizan muchos equipos dentro del Gran Circo para evolucionar sus monoplazas.
Por Andrés Méndez