El alemán considera que el W04 actual es insuficiente para ganar el Mundial
Nico Rosberg se plantea la eterna duda: seguir desarrollando el Mercedes W04 de este año o dar el salto al de 2014. Aunque no opta tajantemente por una de las opciones, sí admite que sus opciones de ganar el Campeonato este año son reducidas a menos que tuviera un monoplaza claramente dominador, como es el caso de Sebastian Vettel.

Nico Rosberg ha ganado dos carreras este año en un W04 cada vez más competitivo que también le ha concedido su primera victoria este año a Lewis Hamilton en el Gran Premio de Hungría. Pese a este panorama favorable, la nueva reglamentación de 2014 obliga a los equipos a centrarse ya en el próximo año o trabajar a dos bandas, como es el caso de las grandes escuderías.

El piloto alemán de Mercedes es consciente de la situación y admite que su coche debería ser claramente superior para agenciarse el Título: "Hemos podido celebrar algunos grandes éxitos", ha declarado a Auto Motor und Sport. "Desafortunadamente, especialmente debido a los neumáticos, no hemos sido suficientemente consistentes. El progreso que hemos hecho, no obstante, es enorme. Pero nuestra meta es estar donde está Sebastian (Vettel)".

En pleno ecuador de la temporada, Vettel lidera el Campeonato con una ventaja de 38 puntos sobre Kimi Raikkonen, segundo clasificado, mientras que el Mercedes más próximo es Lewis Hamilton, a 48 puntos y 88 puntos separan a Rosberg del líder.

Ante esta situación, Rosberg no se decide: ¿seguir trabajando en el W04 o apostar por el desarrollo para 2014?: "Es una pregunta difícil", ha declarado el alemán. "Estoy indeciso. Por una parte, veo genial eso de llegar a un fin de semana de carrera con el mejor coche, pensando que lo puedo colocar en la Poloe y ganar. Es una sensación genial. Por otra parte, una mitad mía piensa que el año que viene es una oportunidad enorme, por todos los cambios que habrá. Si nos mantenemos con lo que tenemos hasta ahora, aún podemos sacar buenos resultados de este monoplaza", ha explicado.

Con este planteamiento, Mercedes aprovecharía la inercia que llevan este año para conseguir buenos resultados, pero ya con todos sus esfuerzos evolutivos concentrados en 2014. Ross Brawn, jefe del equipo, ha admitido que efectivamente esa es una posibilidad: "Para Spa y Monza tenemos unos buenos paquetes de mejoras", ha informado. "Dependiendo de lo bien que vayan las cosas, decidiremos qué hacer el resto de la temporada".
Por África Rosaleny