El brasileño se resigna ante la evidencia de que en la Fórmula 1 prime el dinero por delante del talento
Luiz Razia ve como se reducen poco a poco sus posibilidades de entrar en el Gran Circo ante la falta de apoyos económicos. El brasileño, que estuvo a punto de debutar con Marussia en 2013, tiene como principal objetivo regresar a la máxima categoría del automovilismo pero, si no fuese factible, no se cierra las puertas a recalar en categorías como la IndyCar, el Mundial de Resistencia o los Turismos para convertirse en profesional y disfrutar de su pasión.

Luiz Razia ha asegurado que la falta de apoyo económico podría comprometer, una vez más, sus opciones de conseguir un asiento en la parrilla la próxima temporada 2014.

El brasileño, que fue el piloto elegido para acompañar a Max Chilton en Marussia durante la temporada que se disputa actualmente, vio como el apoyo económico que le prometieron de su país no llegaba por ninguna parte y en el conjunto de John Booth, con el inicio del mundial a la vuelta de la esquina, tuvo que tomar la decisión de prescindir de los servicios del Razia para fichar a Jules Bianchi.

Así, tras acumular algunos kilómetros con el MR02 durante los test en el circuito de Jerez, el actual subcampeón de la GP2 no pudo comenzar su andadura oficial en la Fórmula 1 y tuvo que conformarse con correr en el International GT Open con el equipo McLaren Bhai Tech Racing, con los que marcha sexto en la general.

Sin embargo, sus vistas siguen puestas en alcanzar la Fórmula 1 en un futuro próximo aunque su búsqueda de patrocinio, por el momento, no ha dado sus frutos.

"La Fórmula 1 consiste solo en el dinero y el talento está en un segundo plano. Desafortunadamente no tengo dinero en este momento, por lo que parece difícil volver allí", dijo resignado el brasileño en declaraciones recogidas por Sky Sports F1.

"Es mejor buscar un asiento como piloto profesional, en vez de pagarme toda mi vida. Si las cosas van bien en agosto y septiembre seguiré fijándome en ello, pero es muy difícil encontrar 13 millones de euros a día de hoy", indicó.

A pesar de las dificultades financieras para regresar al Gran Circto, el piloto brasileño vería con buenos ojos el hecho aterrizar en otras competiciones como el Mundial de Resistencia, la IndyCar o los Turismos.

"Si a final de agosto o llegando a septiembre, seguimos intentándolo pero no veo signos de patrocinio, entonces me iré a los Turismos, Le Mans, o algo parecido. Incluso la Indy Car estaría bien si encontrara la posibilidad. Si hay una buena oportunidad seguro que la aprovecharé", explicó un Razia que descarta por completo volver a la GP2 donde ya demostró su valía el año pasado.

"No hay ningún incentivo para volver a la GP2 incluso si me ofrecieran un asiento libre, ya que hice un trabajo tan bueno el pasado año que no tendría razón alguna para probar algo allí", finalizó.

Por Andrés Méndez