Su manager sigue sondeando el mercado y no descarta el regreso del finlandés al equipo con el que fue campeón en 2007
Kimi Raikkonen sigue deshojando la margarita en torno a su futuro inmediato en la Fórmula 1 y, después de que su manager descartase su llegada a Red Bull en el día de ayer, ahora éste deja las puertas abiertas tanto a continuar en Lotus como a poder recalar en Ferrari como afirman muchos rumores que cogen cada vez más fuerza. Así, Steve Robertson como manager del finlandés, ha confesado que seguirá trabajando para encontrar la mejor opción disponible mientras se vaya configurando la parrilla del próximo año.

Después de que este lunes el manager de Kimi Raikkonen confesase que las negociaciones con Red Bull estaban rotas y que el finlandés no recalaría en el equipo austríaco la próxima temporada, ahora deja claro que no descarta en ningún caso el regreso de su protegido a Ferrari.

Steve Robertson admitió en el día de ayer que las conversaciones con Red Bull "no fueron satisfactorias" y ahora centra todos los esfuerzos en las demás ofertas que tiene Raikkonen encima de la mesa.

Entre ellas podría estar una del equipo Ferrari, del que salió en 2009 con un año de contrato aún por cumplir ya que los italianos habían llegado a un acuerdo con Fernando Alonso para que se incorporase en 2010.

Así, preguntado por si la Scuderia es una opción, Robertson no descartó la posibilidad a la BBC: "Hasta que ellos confirmen sus asientos, mi trabajo es hablar con todos los equipos y ver que está disponible". dijo a la BBC. Al mismo tiempo, también dejó entrever que tenían alguna alternativa más a Lotus y Ferrari que les hacía no estar demasiado preocupados sobre la presencia de Raikkonen en la parrilla el año que viene.

"No estoy preocupado porque tenemos otras opciones", añadió en Autosport. "Continuaré hablando con los equipos y confío en que solucionaremos algo en un futuro no muy lejano".

Por otro lado, desde Brasil afirman que fue Helmut Marko el que, después de pujar fuerte por la contratación de Raikkonen junto a Christian Horner, cambió de parecer y decidió apostar por Daniel Ricciardo ante el dueño del equipo, Dietrich Mateschitz, ya que el australiano encajaría mucho mejor en el equipo para no desequilibrar la jerarquía que existe actualmente, con un claro número uno como es Vettel.

Además, esto demostraría que el programa de Red Bull y el trabajo de sus pilotos en Toro Rosso puede dar sus frutos, al tiempo que se daría una oportunidad a la estrella emergente de este programa: Antonio Félix da Costa, ahora en las filas de Arden Caterham en la Fórmula Renault 3.5.

Por Andrés Méndez