El español es consciente de que no puede perder más oportunidades de recortar distancias con Vettel
Ferrari se enfrenta en Spa a una carrera clave para sus opciones este año. Un buen resultado en el trazado belga puede volver a apretar el campeonato o, como poco, mantener viva la lucha algunas carreras más ya que, un fin de semana en la misma línea que el de Hungría podría dar al traste con todas las opciones de hacerse con algún título. Así, Fernando Alonso espera recuperar puntos a Sebastian Vettel en un circuito que no se le ha dado demasiado bien en el pasado pese a su debilidad por él, mientras que Felipe Massa se juega parte de su futuro en un trazado donde ya conoce la victoria y en el que podría cimentar las bases de su renovación como ya hiciese en la segunda parte de la temporada de 2012.

El equipo Ferrari llega a Spa con la necesidad de recuperar el terreno perdido con Sebastian Vettel y Red Bull si quieren seguir aspirando a luchar por ambas coronas este año.

Desde que Fernando Alonso ganase en Barcelona, los rivales de la Scuderia han mejorado sucesivamente sus monoplazas mientras que el F138 prácticamente es el mismo que el que corrió en Montmeló, lo que ha hecho saltar las alarmas en Maranello para buscar soluciones urgentes ante el bajón de rendimiento en las últimas carreras.

Así, tras unas vacaciones en las que no ha habido demasiado descanso en el seno del conjunto italiano, regresan las carreras en un enclave único como es el circuito de Spa-Francorchamps, del que Fernando Alonso se declara un enamorado aunque, paradójicamente, nunca haya logrado la victoria allí.

"Correr en un circuito así de especial provoca auténticas descargas de adrenalina. La alternancia de subidas y bajadas, y las secuencias de curvas rápidas, convierten a este trazado en una experiencia realmente fantástica para un piloto. Una vuelta en Spa es como veinte en cualquier otro circuito, en cuanto a la emoción y la adrenalina que genera", dijo. "Eau Rouge es una curva en subida que se coge en séptima marcha a unos 300 kilómetros por hora. Incluso si se toma a tope, con los monoplazas actuales de Fórmula 1, tu cuerpo aún experimenta el nivel de compresión más alto de todas las curvas de todo el campeonato y eso es lo que lo hace especial".

"La curva más exigente es, sin duda, la chicane previa a la línea de meta, porque se llega a unos 330 kilómetros por hora y luego tienes que entrar en esta chicane tan lenta, con muy poco agarre, porque para Spa la puesta a punto del coche lleva muy poca carga aerodinámica", continuó el ovetense. "Aquí es donde se producen la mayor parte de los adelantamientos en carrera y aquí se encuentra también la entrada al pit-lane, que es muy estrecha".

El español dio las claves para tener un buen fin de semana en el complicado trazado belga, ya que es un circuito muy completo en el que se mezclan zonas de velocidad punta y otras en las que es necesario un buen agarre, por lo que será muy importante encontrar el equilibrio para estar delante.

"Para conseguir la mejor puesta a punto en este circuito necesitas un compromiso aerodinámico importante, puesto que el primer y tercer sector se componen enteramente de rectas largas, donde el mejor rendimiento se encuentra con el menor nivel de carga aerodinámica y con velocidad punta. Y luego está el segundo sector, compuesto de muchas curvas y en el que se marca la diferencia con la mayor carga aerodinámica. Así que, encontrar el equilibrio correcto aquí es un ejercicio siempre muy complejo, un aspecto que se convierte en el objetivo principal de los entrenamientos libres".

Con el objetivo claro de sumar el máximo número de puntos posibles y, de paso, reducir la distancia con Sebastian Vettel, Fernando Alonso recordó que Spa es un circuito en el que no ha tenido demasiada suerte en el pasado por diferentes razones, aunque confía en que 2013 sea el año en el que pueda recuperar gran parte de esos puntos perdidos en temporadas anteriores.

"Spa está considerado como un circuito muy completo que representa un verdadero desafío para pilotos y equipos. Junto a Mónaco, Monza y otros famosos circuitos que cuentan con una gran reputación, es una de esas carreras que aportan un valor añadido. Todos los grandes nombres han ganado aquí en el pasado; espero de veras que este año podamos añadir el mío. Aunque de cara al campeonato, una victoria en Spa equivale a 25 puntos, los mismos que en cualquier otra pista del Mundial. Hice una buena carrera en esta pista en 2005, cuando llegué segundo, y también en la Fórmula 3000. Nunca he estado en condiciones reales de luchar por la victoria, he tenido que retirarme varias veces en Spa: generalmente por culpa de la mala suerte, y otras veces por problemas técnicos o por errores míos. Sería bonito compensarlo este año, y poder recuperar parte de los muchos puntos perdidos en el pasado".

Por su parte, Felipe Massa sí que ha logrado vencer en el trazado belga, concretamente en 2008 -el año en el que fue subcampeón del mundo-. El brasileño tan sólo tiene buenas palabras para un circuito tan mítico y especial como el de Spa.

"Spa es fantástico, es como un sueño correr allí para todos los pilotos, sobre todo en un monoplaza de Fórmula 1. Hay mucha historia allí y es un bonito reto al que hacer frente con todas esas subidas y bajadas, con esos cambios de dirección, que combinados hacen que pilotar allí sea un auténtico placer. Al volante de un Fórmula 1 actual, con toda la tecnología y la carga aerodinámica de la que se dispone, aunque Eau Rouge sea una curva, se conduce como si fuera una recta, con el acelerador a fondo en cada vuelta del fin de semana. Así que, la parte que me parece más divertida se encuentra hacia el final del segundo sector y el principio del último, donde hay muchas curvas rápidas y cambios de dirección. La parte más exigente está después de la subida de Eau Rouge, donde comienza una larga recta seguida de una secuencia de chicanes en descenso. En esta zona de la pista el más mínimo error supone una gran pérdida de tiempo por vuelta".

Es por eso que, con su continuidad en Ferrari en la cuerda floja, Massa tiene una gran oportunidad en Spa de demostrar lo que puede seguir aportando a la Scudería con un buen resultado que le de confianza y ayude al equipo a recuperar terreno con sus rivales.

"Todo el mundo quiere ganar aquí, al menos una vez. Me encanta este circuito y espero que lleguen más victorias en Spa a lo largo de mi carrera. Son victorias muy especiales, que tienen un gran valor por su historia".
Por Andrés Méndez