El piloto español de Fórmula 1, Fernando Alonso, ha recordado su mal historial en el circuito de Spa-Francorchamps, donde "nunca" ha competido "en condiciones reales de luchar por la victoria" a lo largo de su carrera, aunque ha alabado al trazado belga, donde "una vuelta es como veinte en cualquier otro circuito".

"Hice una buena carrera en esta pista en 2005, cuando llegué segundo, y también en la Fórmula 3000. Nunca he estado en condiciones reales de luchar por la victoria, he tenido que retirarme varias veces en Spa: generalmente por culpa de la mala suerte y otras veces por problemas técnicos o por errores míos. Sería bonito compensarlo este año y poder recuperar parte de los muchos puntos perdidos en el pasado", deseó Alonso en declaraciones facilitadas por su equipo.

"Todos los grandes nombres han ganado aquí en el pasado; espero de veras que este año podamos añadir el mío", confío el asturiano, consciente al mismo tiempo de que "una victoria en Spa equivale a 25 puntos, los mismos que en cualquier otra pista del Mundial".

"Correr en un circuito así de especial provoca auténticas descargas de adrenalina. La alternancia de subidas y bajadas, y las secuencias de curvas rápidas, convierten a este trazado en una experiencia realmente fantástica para un piloto. Una vuelta en Spa es como veinte en cualquier otro circuito, en cuanto a la emoción y la adrenalina que genera", ensalzó.

A la hora de concretar el mejor punto del circuito, Alonso señaló Eau Rouge. "Es una curva en subida que se coge en séptima marcha a unos 300 km/h. Incluso si se toma a tope, con los monoplazas actuales de Fórmula 1, tu cuerpo aún experimenta el nivel de compresión más alto de todas las curvas de todo el campeonato y eso es lo que lo hace especial", abundó.

De cara a "conseguir la mejor puesta a punto en este circuito", el piloto de Ferrari apuntó la necesidad de "un compromiso aerodinámico importante", dado que "el primer y tercer sector se componen enteramente de rectas largas, donde el mejor rendimiento se encuentra con el menor nivel de carga aerodinámica y con velocidad punta".

"Y luego está el segundo sector, compuesto de muchas curvas y en el que se marca la diferencia con la mayor carga aerodinámica. Así que, encontrar el equilibrio correcto aquí es un ejercicio siempre muy complejo, un aspecto que se convierte en el objetivo principal de los entrenamientos libres", concluyó.