La primera tarea del británico es averiguar el motivo del bajo rendimiento del FW35

Pat Symonds ya se ha estrenado como director técnico de Williams. El lunes, el británico asistió a su primer día en Grove y tras su segunda jornada en las instalaciones de la escudería, confía en devolver los éxitos a la formación fundada por Sir Frank Williams. Symonds es consciente de que será un proceso largo pero afirma que depende de él facilitar esta transición y hacer que Williams vuelva a estar en lo más alto de la clasificación.

De Marussia a Williams. Pat Symonds ha empezado esta semana a trabajar en Grove y a asumir sus responsabilidades como el nuevo director técnico de la escudería británica. Tras sus primeras jornadas en las instalaciones de Williams, Symonds llega al equipo con el propósito de añadir su conocimiento y experiencia para que la escudería cierre el capítulo de la modesta primera mitad de temporada y vuelva a escribir su nombre en las posiciones punteras de la clasificación.

Aunque será un proceso largo, el británico reconoce que todavía hay desarrollos y actualizaciones programadas para las próximas carreras pero su trabajo se centrará en mayor medida en el buen rendimiento del futuro FW36, el monoplaza de 2014. En una entrevista con su nuevo equipo, Symonds comenta cuál será su papel en Williams: "Mi objetivo básico es traer los éxitos de vuelta al equipo y seré único en mi intención de conseguirlo. Quiero que la gente que trabaje conmigo disfrute de los éxitos y sean una parte integral del regreso de Williams a dónde creo que debe estar. Llevará tiempo analizar lo que está pasando y mejorar las cosas pero depende de mí facilitar este proceso", afirmaba.

Williams quiere olvidar los diez primeros Grandes Premios de 2013, el que se ha convertido en el peor arranque y continuación de una temporada para los británicos. Con tan solo un punto en su casillero, la escudería de Grove necesita un cambio urgente y la llegada de Symonds simboliza ese necesitado y renovado enfoque. De este modo, la primera tarea a tachar de su lista será averiguar el motivo del bajo rendimiento del monoplaza. "Las instalaciones son punteras, tenemos a un alto número de personas con talento y los resultados todavía no son reflejo de la calidad que tenemos. Así que creo que mi reto es analizar por qué esto está ocurriendo, hacer los cambios que se necesitan para fortalecer a la gente y conseguir que el centro de atención vaya en una dirección: el rendimiento".

A dos días para que los monoplazas vuelvan a hacer rugir sus motores ya con el inicio de la segunda parte de la campaña 2013 en Bélgica, el director técnico de Williams confirma que el FW35 tendrá nuevas actualizaciones en el Gran Premio de Corea y en adelante, por lo que en Grove seguirán centrados en la actual temporada. "Hay desarrollos que están en marcha para lo que queda de temporada. Tenemos nuevas partes para las próximas carreras como Corea y más adelante. No son cosas en las que haya influido pero puedo verlas en el programa de desarrollo", señalaba.

No obstante, el trabajo de Symonds se verá más reflejado en el monoplaza del próximo año, en fase de creación, al tiempo que Williams trabaja todavía en el de esta campaña: "Espero que podamos fijarnos en algunos detalles más pequeños del túnel de viento para mejorar cosas a lo largo de las próximas carreras y estaré con un ojo puesto en el ámbito de operaciones. Fundamentalmente, es lo más difícil que hemos tenido que afrontar desde hace tiempo. El FW36 está en un buen progreso y creo que es importante que yo influya en ello. Sin embargo, mi influencia será mucho más en el proceso que en el detalle, así que espero que tengamos recompensa", añadía el británico.

Con Pastor Maldonado y Valtteri Bottas al volante del FW35, el monoplaza dio un salto cualitativo en el pasado Gran Premio de Hungría, antes del parón veraniego, donde el venezolano anotó el primer punto de Williams de la temporada. En opinión de Symonds, la alineación del equipo destaca por su compromiso con el equipo y en devolver a la escudería a las posiciones punteras. "Hasta el momento, solo les he visto fuera (de la pista). Pude pasar tiempo con ellos en mi segundo día en Grove y lo que puedo ver es que están extremadamente comprometidos y determinados por ver que el equipo progrese. Estoy deseando trabajar junto a ellos para conseguir grandes éxitos. Me parecen pilotos inteligentes y comprometidos, así que vamos a darles el material necesario para mostrar su talento".

La primera prueba de fuego para Williams será en Spa-Francorchamps, un circuito nada fácil, en el que imperan las altas velocidades y que contará este año con dos zonas de DRS.
Por Cristina Díaz