Poca actividad en psita y dificultades para probar las piezas nuevas
Fernando Alonso ha logrado el mejor tiempo en la primera sesión de entrenamientos libres para el GP de Bélgica 2013. El asturiano ha aprovechado el mejor momento de la pista, cuyas condiciones han cambiado intermitentemente y merced a la típica lluvia de las Ardenas, y ha terminado por delante de los dos Force India, que parecen estar en forma en su circuito predilecto.

Para desdicha de los equipos, Spa-Francorchamps ha recibido a la Fórmula 1 con su típico microclima, capaz de alternar lluvia y sol en apenas unos minutos. Esto ha dificultado la evaluación de los nuevos componentes que la mayoría de participantes habían preparado para este Gran Premio, aunque nos ha permitido ver bonitas pasadas de frenada y algún amago de trompo, como el de Sebastian Vettel al final de la recta de meta.

Fernando Alonso ha sido el piloto más hábil en estas condiciones variables, ya que ha pasado gran parte de la sesión en boxes pero ha salido con gomas de seco en el momento óptimo para marcar un 1'55"198 que no ha podido batir ningún otro rival antes de que el líquido elemento volviese a arreciar sobre una de las pistas más míticas del calendario.

Los Force India han terminado segundo y tercero, con Di Resta por delante de Sutil, en una primera confirmación de que el trazado de las Ardenas será de nuevo talismán para la escudería de Vijay Mallya, donde lograron su única Pole y también su único podio. Por detrás de ellos, Checo Pérez con el McLaren, que ha sido uno de los pilotos más activos en pista. Tras él, Rosberg y Vettel, que además del antedicho trompo ha tenido tiempo de rodar con el suelo y el difusor de su RB9 parafinados para juzgar las evoluciones a pesar de las dificultades meteorológicas.

Esteban Gutiérrez ha firmado el séptimo mejor tiempo, por delante de su compañero Hülkenberg y siete décimas por detrás de Alonso. Los de Hinwil han probado el dispositivo de doble DRS que ya vimos en el test de Jóvenes Pilotos en Silverstone, y ha protagonizado alguna de las muchas pasadas de frenada que hemos visto en la chicane de Bus Stop, una de las zonas más húmedas de la pista durante casi toda la sesión. De hecho, el segundo sector de la pista se ha secado a los pocos minutos de su inicio, pero la zona de Eau Rouge y el tramo inmediatamente posterior a Blanchimont han obligado a los pilotos a mantener los neumáticos intermedios hasta justo el ecuador de la sesión, cuando Webber y Pérez se han atrevido a montar los duros de seco, aun a riesgo de perder tiempo en las zonas húmedas.

Justo entonces ha empezado el período más interesante de la sesión, con una actividad creciente en la pista y tiempos cada vez más rápidos que han barajado las posiciones minuto a minuto. Ése ha sido el momento elegido por Alonso y su equipo para buscar un crono de referencia, con un F138 con los escapes que vimos en Hungría y retoques en el alerón delantero. Por su lado, Massa se ha quedado a media tabla, algo por delante de Lewis Hamilton y su temible Mercedes, claro candidato a la victoria junto a los Red Bull.

Curiosamente, no ha habido un solo impacto contra las barreras y sólo un semitrompo de Valtteri Bottas y las conversaciones de radio entre pilotos y equipos para optimizar su puesta a punto han amenizado una sesión que sirve de poco para dilucidar la jerarquía entre los protagonistas después del parón veraniego.

Por Cristóbal Rosaleny (@crosaleny) | Spa-Francorchamps