Resultados desiguales en Ferrari; Mercedes se queda atrás pero ocurrió también en Hungría
Sebastian Vettel y Mark Webber han dominado a placer los tiempos de la segunda de sesión de entrenamientos libres del GP de Bélgica, con sólo 59 milésimas entre ellos pese a que han usado reglajes manifiestamente distintos. Massa ha sido cuarto para Ferrari, mientras que Alonso no ha exprimido sus gomas medias. Mercedes ha terminado muy atrás, pero su programa de trabajo también fue particular en Hungría, donde acabaron con la victoria.

Los cielos se han despejado para la sesión vespertina de entrenamientos libres, en esta primera jornada del Gran Premio de Bélgica, y con el sol ha brillado también la supremacía de Red Bull, primeros clasificados muy holgados en la tabla de tiempos, con Sebastian Vettel 59 milésimas por delante de su compañero Mark Webber. Nada menos que 818 milésimas por detrás, Romain Grosjean ha firmado el tercer lugar con un Lotus E21 que intentará explotar su habilidad en la gestión de los neumáticos para defenderse de Ferrari, que ha situado a Felipe Massa en la cuarta posición a escasas 15 milésimas del francés.

Los resultados del equipo energético desmoralizan a primera vista, ya que han marcado el ritmo en todo momento y los dos pilotos han 'cuadrado' muy pronto su vuelta ideal con los neumáticos medios, los que mañana servirán para buscar la Pole Position. No obstante, las cargas de combustible no son públicas y pueden haber rodado ligeros para dominar con tanta autoridad. Es casi el único consuelo que pueden encontrar sus rivales ante una superioridad tan abrumadora, máxime cuando los RB9 han utilizado reglajes muy distintos entre sí: Vettel ha privilegiado los sectores rápidos y, de hecho, ha encabezado algunos registros de velocidad punta, mientras que Webber ha optado por una vía más tradicional en el equipo, la de ser inalcanzables en los tramos revirados pero sufrir en las rectas. Así pues, si estos datos se demuestran representativos, Red Bull podría haber reforzado el que siempre fue su talón de Aquiles, la velocidad en recta, que en esta pista y también en Monza resulta especialmente importante en carrera para poder adelantar o impedir el adelantamiento rival.

El único contratiempo de Vettel durante la sesión ha sido un pinchazo cuando estaba terminando su tanda larga con los neumáticos medios. Su neumático trasero derecho ha sufrido un descenso repentino de la presión y, en los siguientes metros, ha empezado a romper la goma para acabar la vuelta con la banda de rodadura prácticamente desprendida. Es pronto para despertar el fantasma de los reventones que Pirelli enterró después de Silverstone, pero un segundo pinchazo o reventón, esta vez de Fernando Alonso en los últimos compases de la sesión, plantea inevitablemente la duda de si las gomas podrán aguantar en condiciones la altísima exigencia de las curvas rápidas de Spa.

El bicampeón español ha terminado séptimo, pero no ha aprovechado el mejor momento de las gomas medias; primero las ha montado tarde, uno de los últimos pilotos de la parrilla, y luego se ha enzarzado en una peculiar lucha con Jenson Button cuando teóricamente sus compuestos estaban en el mejor momento. El asturiano ha sufrido un bandazo en el Raidillon, ha superado al británico en Kemmel y luego le ha retenido a su vez para terminar dejándolo pasar y empezar la siguiente vuelta justo a las espaldas del británico de McLaren. Así pues, Alonso ha cedido algo más de tres décimas respecto a su compañero de equipo y ha podido probar, entre otras cosas, dos configuraciones del alerón trasero, que ha sustituido alternativamente durante la sesión.

Los Mercedes han sido los grandes desaparecidos de la jornada, con Rosberg noveno y Hamilton duodécimo. Ninguno ha sufrido problemas visibles y resulta más probable que hayan centrado su trabajo en superar definitivamente sus dificultades en el desgaste del neumático durante la carrera, ya que la velocidad en calificación es evidente que ya está en el W04. De hecho, en el pasado GP de Hungría ya vimos a las flechas de plata retrasadas el primer día, pero emergieron de manera espectacular en la segunda jornada y Hamilton acabó en la Pole antes de llevarse la victoria al día siguiente. Por tanto, no hay que descarta que mañana vuelvan a dar la campanada.
Por Cristóbal Rosaleny (@crosaleny) | Spa-Francorchamps