El británico afirma que en 2012 tomaron la decisión de centrarse en 2013 en el momento equivocado

El jefe de equipo de McLaren, Martin Whitmarsh, señala la agresividad en el diseño del MP4-28 como origen del modesto rendimiento del monoplaza. Los cambios drásticos en la altura del morro, la configuración de la suspensión delantera y trasera, y el diseño del escape son las partes que el británico señala como cruciales para la competitividad del bólido este año. A pesar de ello, Whitmarsh confía en que la formación va mejorando, progresando y que sólo se trata de una mala campaña que cambiará de color en 2014.

La temporada 2013 marca el 50º aniversario de la fundación de la escudería McLaren. En un año importante para los de Woking, los resultados en pista no están siendo los esperados para celebrar y conmemorar el medio siglo de existencia de la formación que creó Bruce McLaren. El rendimiento del MP4-28 es inferior al de sus rivales y también a su antecesor, que en las últimas carreras de 2012 se consolidó como el más rápido de la parrilla. El origen de la modesta actuación del bólido de 2013 se encuentra en los cambios 'radicales' que presenta en comparación al del año anterior.

En una entrevista a la página web oficial de la Fórmula 1, el jefe de equipo de McLaren, Martin Whitmarsh, señala que la agresividad en el diseño del MP4-28 ha sido el detonante del bajo rendimiento del monoplaza. "Fuimos agresivos con las alturas del morro, la configuración de la suspensión delantera, la configuración de la suspensión trasera, la carrocería y el diseño del escape. En pocas palabras, hicimos demasiadas cosas que se han desviado del monoplaza que era el más rápido hace nueve o diez meses".

Al enfoque agresivo en la creación del MP4-28, Whitmarsh añade que el momento en 2012 que decidieron empezar a trabajar en el monoplaza de esta temporada no fue el adecuado. Así, señala que la ambición por querer ser muy competitivos en 2013 cuando estaban sufriendo a mitad de la pasada campaña fue una decisión equivocada. "El momento en el que el equipo estuvo tomando las decisiones era en una situación en la que estábamos cayendo un poco. El inicio de la temporada 2012 fue buena pero luego, a la mitad de temporada, caímos y es en ese momento cuando tomas esas decisiones. Pero entonces el monoplaza del año pasado fue más y más rápido. Fue un mal momento, un juicio erróneo, y fue ambición".

Y añade: "Está muy claro a posteriori que nos equivocamos. A toro pasado es algo genial para aprender de ello, pero no ayuda ahora. Pero seamos justos: este monoplaza ahora es más rápido que el del año pasado. Así que lo que hemos hecho es que hemos dado algunos pasos adelante, pero hemos perdido alrededor de seis décimas. Los otros equipos, como deberíamos haber hecho, han desarrollado su monoplaza de 2012 y lo han llevado adelante, y nosotros tenemos que atraparles. Ya hemos hecho un poco pero no es suficiente".

McLaren trabaja duramente para que, en cada carrera, el MP4-28 tenga mejoría y escale posiciones en la parrilla y en la clasificación. Acostumbrados a luchar por las Pole Position, los podios, las victorias y los campeonatos, el equipo de Woking vive una temporada complicada y la quinta posición de Jenson Button en China es el mejor resultado de los británicos hasta el momento. Ahora repitiendo la palabra 'error' en varias de sus declaraciones, Whitmarsh confía y espera que los progresos sigan adelante. "Creo que la palabra 'error' lleva en nuestro vocabulario mucho tiempo, ya que creo que hemos sido sinceros con nosotros mismos. Ciertamente en el último par de años, cuando teníamos algo equivocado, no nos escondimos de ello. Somos nuestros más duros críticos. Este año hemos hecho algunos grandes errores, es obvio y es difícil de rectificar. No me gusta, pero no tiene sentido esconderse de ello", señalaba.

"Hemos ganado 182 Grandes Premios y llevo aquí más de cien de ellos y, por supuesto, se disfruta más cuando compites con el objetivo de ganar. No disfrutamos sin ese objetivo, así que ahora es doloroso y difícil, pero así es la vida. Es una situación inusual porque en los últimos diez años siempre hemos estado luchando por las victorias e incluso por los campeonatos hasta el final de la temporada. Y no puedes desistir este año. Tenemos que ser disciplinados y tenermos que asegurarnos de que ponemos todo el esfuerzo en el próximo año, y ya lo estamos haciendo. Con suerte haremos algunos progresos, los aplicaremos y daremos pasos adelante", agregaba el jefe de equipo de McLaren.

Pese a los contratiempos y a los problemas que la escudería de Woking ha tenido a lo largo de su historia, los británicos sobresalen en la recuperación. De un momento malo, trabajan y concluyen con un monoplaza competitivo que hacen olvidar la inferioridad y problemas anteriores. No obstante, la recuperación es tardía en la formación. "La debilidad de McLaren, y probablemente es mi culpa, es que no hemos cambiado a los recursos para el próximo año. Hemos luchado esta temporada, ya que somos competidores. En el pasado, a menudo hemos ido un poco tarde pero luego hemos salido a todo gas. A veces hemos estado en una situación en la que hemos cometido un error, entonces hemos rectificado el error y hemos dado un salto adelante", afirmaba Whitmarsh.

Y agregaba: "Pero este año el problema que tenemos con este monoplaza es que estamos detrás en el desarrollo. Entonces, empujas fuerte para acelerar el desarrollo, pierdes correlación del túnel de viento a la pista, pierdes tu camino y se convierte más difícil hacer el progreso que quieres".

Respecto a los objetivos para las próximas carreras, Whitmarsh lo tiene claro: progresar, mejorar e incluso luchar por las posiciones de podio. "Encontrar un poco de progreso, pero no va a ser un cambio repentino que nos catapultará al frente. Crecer, al menos, a un nivel respetable de competitividad, que es lo que no disfrutamos desde el inicio de año".

A pesar de los problemas de la actual temporada, Whitmarsh no cree que McLaren esté pensando en sustituirle, como por ejemplo así ocurre en otras escuderías cuando sufren graves contratiempos en cuanto a la competitividad y a la falta de triunfos. "No lo sé. No soy el adecuado para juzgar. Llevo en el equipo 25 años. No paso mucho tiempo reflexionando sobre ello pero no estoy preocupado, eso no está en mi mente. Quiero que progresemos, somos un equipo fuerte y, echando la vista atrás a los últimos veinte años, somos bastante constantes. Sí, este es un mal año pero normalmente volvemos competitivos y eso es lo que haremos el próximo año", sentenciaba el británico.
Por Cristina Díaz