El de Force India se centra en mostrar un buen rendimiento en Monza

Paul Di Resta es uno de los nombres que suenan en el mercado de pilotos y se le ha vinculado con Ferrari. El escocés se deja querer y ha afirmado que pilotar para la Scuderia sería un sueño para él y para su familia, que procede de Italia. En unos días de descanso en el país transalpino, el piloto de Force India quiere centrarse en hacerlo bien en la prueba en Monza de este fin de semana.

Escocés pero de familia italiana, Paul Di Resta correrá este fin de semana en Italia con el recuerdo de su sangre italiana y con el sueño de pilotar algún día para Ferrari. Nombrado también en el baile de pilotos para la próxima temporada, se ha rumoreado que podría marcharse de Force India y ascender a un equipo de la parte alta, como Il Cavallino Rampante.

Si la Scuderia decidiera no continuar con Felipe Massa, Di Resta tendría una oportunidad de vestirse de rojo en 2014, situación que aumentaría su competitividad y que se convertiría en un sueño hecho realidad para la familia Di Resta: "Pilotar para Ferrari sería un sueño para mí y para mi familia. En Italia me siento en casa", afirmaba el escocés en declaraciones que recoge la agencia de noticias Ansa.

Aunque en varias ocasiones ha afirmado que está abierto a las posibles ofertas que se le presenten para la próxima temporada, su foco de atención se fija en ser competitivo en la segunda mitad de la campaña con Force India, empezando por la prueba en Italia de este fin de semana. "Por ahora estoy centrado en Force India y en el Gran Premio en Monza, donde quiero hacerlo bien", añadía.

Casualidad o mera coincidencia de fechas, Di Resta ha pasado unos días de descanso y desconexión en Italia antes de la carrera en Monza, 'vacaciones' que hicieron saltar las alarmas en el país transalpino por poder deberse a un posible acercamiento a Ferrari. No obstante, nada más allá: el piloto de Force India visitó la localidad de Corigliano Di Sessa Aurunca, población en la que vivió su abuelo antes de emigrar a Escocia y que además está situada a más de 500 kilómetros de Maranello, la sede de la Scuderia.
Por Cristina Díaz