El de Cracovia cree que los de Brackley han quedado contentos con su trabajo

El piloto polaco Robert Kubica ha admitido que en los últimos seis meses ha estado varias ocasiones en el simulador de Mercedes. El de Cracovia ya confirmó en mayo haber visitado un par de veces la sede en Brackley, pero ahora reconoce que su presencia ha sido más frecuente. Kubica, actualmente en el WRC junto a Citroen, ganó el Rallye de Alemania en la categoría WRC2, señal de su competitividad, pilotaje y mejoría en su recuperación física.

Robert Kubica no se detiene. El polaco, que en febrero de 2011 sufrió un grave accidente cuando participaba en el Rallye de Ronde di Andora (Italia), sigue vinculado a la competición automovilística y esta temporada participa en siete pruebas del Campeonato del Mundo de Rallyes (WRC) en la categoría WRC2 y a los mandos del Citroen DS3 RRC. Además, compagina su participación en rallyes con visitas al simulador de Mercedes en Brackley, sede que ha visitado con asiduidad.

En declaraciones a la publicación alemana Auto Bild Motorsport, Kubica ha afirmado que ha estado en varias ocasiones en Brackley para trabajar en el simulador. "En los últimos seis meses he estado en el simulador de Mercedes más de una vez y menos de diez", afirmaba el de Cracovia. "El trabajo me da la oportunidad de ver qué limitaciones tengo y cómo continuar desarrollándome", añadía.

Así, Kubica ha visitado con frecuencuia la sede de Mercedes en Brackley y ha trabajado en el simulador para conocer qué limitaciones tendría a la hora de subirse a un monoplaza de Fórmula 1 real, debido, en parte, a la reducida movilidad de su brazo derecho. De sus horas en el simulador, el ex piloto de BMW y Renault cree que la marca de la estrella ha quedado satisfecha. "Tengo la sensación de que Mercedes está contenta con lo que he estado haciendo", señalaba.

Meses atrás, Kubica confirmó que había probado el simulador de Mercedes. Además, el director ejecutivo del equipo, Toto Wolff, le aseguró que si su recuperación es favorable, le darán la oportunidad de pilotar un monoplaza del Gran Circo o un turismo del DTM
Por Cristina Díaz