El piloto británico confirma que ambos han mantenido una agradable conversación

La relación de Lewis Hamilton y Ron Dennis está en proceso de recuperación. Tras la confirmación de la marcha del piloto a Mercedes, los dos británicos enfriaron su cordialidad pero el campeón de 2008 ha afirmado que recientemente ha mantenido una larga y agradable conversación con el que fue su jefe de equipo en McLaren.

Dicen que el tiempo todo lo cura y que lo que un día te hizo daño, con el paso de los meses te hace fuerte y esa herida se va cerrando. Tras una 'ruptura' complicada a finales del año pasado, Lewis Hamilton y Ron Dennis vuelven a acercar posturas y a olvidar la marcha del británico de McLaren.

En el paddock de Monza, el piloto británico ha afirmado que mantuvo una larga conversación por teléfono con Dennis, declaraciones que llegan después de que el responsable de McLaren Group asegurara que nunca se interpuso en la decisión de Hamilton de abandonar la escudería de Woking y fichar por Mercedes. Así, el campeón de 2008 ha comentado: "Hablamos durante casi una hora. Fue una muy buena conversación. No creo que haya ningunos asuntos personales. Él ha tenido un rol muy importante en mi vida, así que sentí que era importante conectar con él", recoge el diario británico Daily Mail.

En una entrevista que publicó McLaren esta semana con motivo del 50º aniversario de la escudería de Woking, Dennis habló de Hamilton y de la relación que siempre le ha unido a él, su pupilo y piloto que se ha formado en la formación británico desde su niñez. "Lewis sabe que es parte de la familia McLaren y que ha plantado raíces en nuestra organización. El año pasado no busqué impedir sus esfuerzos de explorar nuevos campos con Mercedes AMG F1, quizá fue una parte necesaria en su madurez, pero siempre recordaré sus años con nosotros con cariño. Estoy muy orgulloso de haber sido el responsable de McLaren y el jefe de equipo cuando él se convirtió en campeón del mundo con nosotros en 2008", comentaba.

De cara a la carrera en Italia, Hamilton señala que no le preocuparía recibir los abucheos de los 'tifosi' en lo más alto del podio de Monza, ya que tales críticas significarían que ha ganado la prueba, victoria que repetiría en territorio Ferrari tras la de 2012. "Si estoy ahí arriba y soy abucheado, significará que he ganado, así que quiero eso", añadía. De momento, el piloto de Mercedes ha logrado una victoria, en Hungría, y cuatro podios en la temporada 2013 hasta ahora.
Por Cristina Díaz