El ex-jefe de privacidad de Microsoft de 2002 a 2011, Caspar Browden, se ha mostrado muy preocupado por las revelaciones de que la agencia de seguridad estadounidense NSA monitoriza los datos de usuarios de importantes compañías tecnológicas. Esto es especialmente preocupante, ha dicho, para quienes no son estadounidenses.


En una conferencia celebrada en Lausanne, Suiza, Browden ha mostrado su preocupación con que la NSA tenga acceso a datos de compañías que operan en todo el mundo, a través del programa Prism, que se solicitaban mediante órdenes judiciales que nunca eran rechazadas.


El ex-responsable de seguridad de Microsoft no utiliza teléfono móvil desde hace dos años y únicamente emplea 'software' libre en el que pueda analizar el código en profundidad. Ahora, asegura, "no confía en Microsoft", entre otras compañías.


Al margen de la confianza en las grandes corporaciones, este experto se muestra especialmente alarmado con el uso que los dirigentes hacen de estos datos en su propio beneficio y cómo afecta eso a ciudadanos de todo el mundo, y no únicamente a los de un país y un Gobierno en concreto.


"Estamos viviendo una transformación en el poder de la vigilancia como nunca se había visto en la Tierra. Y no sabemos qué tipo de Gobierno o líder llegará después al poder y cómo lo explotará", ha denunciado Browden en declaraciones recogidas por The Guardian. "Podría ser este presidente. Podría ser el siguiente", ha añadido.


En este sentido, se ha mostrado especialmente preocupado por el hecho de que la NSA recoja datos de inteligencia bajo el amparo de la ley estadounidense FISA (Foreign Intelligence Surveillance Act o Ley de Viligancia de Inteligencia Extranjera) y no algún tipo de regulación internacional. Eso significa, ha dicho, que "no hay protección si no eres estadounidense".


Fuente: The Guadian